saltar al contenido

Devoción semanal - 19 de agosto

Jesús sorprende a los apóstoles cuando dice: "He venido a prender fuego a la tierra". El fuego a menudo se usa para representar la presencia de Dios a través del Espíritu Santo, como la zarza ardiente en Éxodo y las lenguas de fuego en Pentecostés.

En este Evangelio, vemos un lado apasionado de Jesús. Pide ser la persona más importante en nuestras vidas. Llevar una vida guiada por nuestra fe es difícil. Es posible que algunas personas no estén de acuerdo con nuestras decisiones y esto puede generar divisiones entre amigos y familiares. Se nos recuerda en la segunda lectura que incluso Jesús se enfrentó a la oposición de quienes lo rodeaban, y a mantener nuestros ojos fijos en Su ejemplo.

Oramos juntos: San Judas, hazme fuerte en amor y fidelidad para que nada me impida hacer la voluntad de Dios.

es_MXEspañol de México
en_USEnglish es_MXEspañol de México
Vuelve al comienzo