SAL

San Judas, necesito un milagro, mantén al demonio alejado de mí, sácalo de mi vida permanentemente. En el nombre de Jesús, concédeme este milagro, Señor, escucha nuestras oraciones, Amén ... San Miguel cuida de nosotros.