Richard Ortiz

Querido San Judas
Una vez más, humilde le suplico que intervenga en mi situación actual mientras lucho con un problema persistente de tratar de cumplir mis obligaciones con mi nuevo trabajo. Por favor, muéstrame que hay una luz al final del túnel que me guiará hacia un mejor camino. Te pido que me ayudes de nuevo durante mis luchas, ya que parece que nunca termina. Siempre prometo mantenerte como mi santo patrono. Amén