saltar al contenido

Escuchando a dios

Todos los días, Dios nos da oportunidades para conectarnos con Él y llenar nuestras vidas con Su gracia. Él nos llama y siempre está listo para guiarnos mientras trabajamos para vivir nuestras vidas como católicos. ¿Somos tan buenos escuchando a Dios y buscando nuestras oportunidades como pedimos Su ayuda? Probablemente no todavía. La mayoría de nosotros podríamos beneficiarnos de la integración de un poco de cada una de las siguientes áreas en la riqueza de nuestra conexión de oración con Dios: inspiración del Espíritu Santo, apertura para ver un camino fiel para nosotros por parte de Dios el Padre y una fortaleza inquebrantable para apoyar a Dios. nuestra fe de jesus

En su ministerio como apóstol, San Judas a menudo confiaba en estos dones para guiarlo mientras difundía el mensaje del Evangelio. Sin el apoyo de una iglesia establecida, viajó solo con su convicción en las enseñanzas de Cristo y el poder del Espíritu Santo para inspirarlo. St. Jude creó un nuevo camino para sí mismo, llevando un mensaje único de esperanza a las personas a donde sea que pueda llegar.

San Judas vivió su vida al servicio de Jesús para unir los corazones de las personas con Dios. En cada pueblo que visitó, compartió la Palabra de Dios, formando conexiones entre Dios y su pueblo. Él les enseñó a orar por sus necesidades, pero también les mostró la importancia de escuchar la guía amable de Dios. Para la gente de estas nuevas comunidades cristianas donde predicaba, San Judas se convirtió en una fuente de inspiración y esperanza que proviene del Evangelio.

Hoy, San Judas continúa ayudándonos en nuestra relación con Dios. Por su ejemplo, aprendemos a buscar el apoyo y la inspiración del Espíritu Santo mientras viajamos en nuestros viajes de fe. Y a través de su intercesión, recibimos esperanza para cada intención. Con San Judas a nuestro lado, encontramos la fuerza de Dios cuando la necesitamos y aprendemos a buscar las oportunidades que Él nos brinda.

SEO FaithReflection ListeningForGod

"Ora para que de sus gloriosas riquezas te fortalezca con poder a través de su Espíritu, para que Cristo pueda morar en tu corazón a través de la fe".

(Efesios 3: 16-17)

es_MXEspañol de México
en_USEnglish es_MXEspañol de México
Vuelve al comienzo