saltar al contenido

Generosidad de espíritu: viviendo desde adentro hacia afuera

Hay tanto sobre nuestra fe que se centra en la generosidad, especialmente la abundancia de amor que recibimos de Dios incondicionalmente. Sabemos que fundamentalmente somos bendecidos. Pero aun así, se necesita un cierto esfuerzo para cultivar nuestra atención para encontrar, y mantener, una conciencia continua de la presencia de Dios en la vida diaria. Esta conciencia nos hace más abiertos a buscar la esperanza de Dios y su guía para nosotros en todas las cosas, desde grandes y pequeñas maravillas hasta las realidades de los pobres y vulnerables.

La generosidad del espíritu en esta conciencia proviene de recordar que Dios es el creador de todo. Nos dio vida, nos sostiene con sus dones y nos redime. Cuando intentamos llevar este reconocimiento profundo, esta gratitud fundamental, con nosotros incluso en tiempos difíciles, tenemos la paz y la resistencia para ser una presencia más fuerte de optimismo y esperanza para los demás. Nuestras vidas se convierten en una experiencia continua de dar a los demás, de manera simple, segura y en formas que no dependen de nuestro estado financiero, como Dios nos lo ha dado.

Otros a lo largo de nuestras interacciones diarias se verán impactados por nuestro respeto a ellos, a menudo a través de acciones tan breves como el contacto visual, y agradecemos a alguien por cualquier cosa. Reflejamos un espíritu que aprecia la bondad de los demás por sus defectos; y cuando nos enfrentamos con esas fallas muy presentes, el espíritu generoso nos permite ofrecer una oración rápida de ayuda y sanación para alguien que sentimos que se encuentra en algún tipo de sufrimiento, incluidos los que amamos.

Un espíritu generoso reina cuando nos enfocamos en la fortaleza que recibimos cuando tomamos decisiones a favor de pensamientos positivos, trabajamos para vivir con un tono misericordioso en nuestras relaciones y preferimos dar compasión libremente a los demás. Este ritmo en nuestras vidas nos mantiene auténticamente celebrando y animando a otros, de manera realista y con humildad en nuestros propios corazones. Les mostramos a estos otros, especialmente a familiares, amigos y compañeros, que importan. Cada elección positiva es un acto de generosidad, que se convierte en un regalo de nosotros a otra persona, al mismo tiempo que es un reflejo del amor de Dios que se nos extiende y un agradecimiento de parte nuestra a Él.

SEO FaithReflection GenerositySpirit

"No descuides la hospitalidad, porque a través de ella algunos han entretenido a los ángeles sin saberlo".

(Hebreos 13: 2)

es_MXEspañol de México
en_USEnglish es_MXEspañol de México
Vuelve al comienzo