saltar al contenido

Coraje y fe

El valor es una parte integral de una vida de fe, un componente que se nos recuerda a través de la vida de Cristo y los apóstoles. Sus muchos actos de gracia y misericordia requerían coraje, por lo que podían llevar vidas extraordinariamente diferentes a las de quienes los rodeaban: abandonar sus vidas cotidianas para seguir a Jesús, esforzándose por un enfoque diario en Dios y en las buenas obras basadas en la fe. También necesitamos valor para vivir una vida cristiana y, en última instancia, para ser agentes del amor, la luz y la verdad de Dios.

Puede ser un desafío reunir lo que se necesita para asumir riesgos, hacer sacrificios, enfrentar las dificultades con la fe y concentrarse en las necesidades de los demás. Pero los frutos de la fortaleza, la perseverancia y la fortaleza alimentan nuestra capacidad para desarrollar nuevas fortalezas, enfrentarnos a cosas que pueden parecer insuperables al principio y cultivar confianza en nuestro propio valor para cuando sea necesario nuevamente (y sabemos que será necesario nuevamente) , y otra vez). El coraje frente a la adversidad no es fácil, pero generalmente tiene un efecto acumulativo. Cuanto más valientes seamos hoy, experimentando la fortaleza que el valor nutre, más valerosos seremos mañana.

Ciertos aspectos de la naturaleza humana pueden agotarnos del coraje. Los ejemplos comunes son el cinismo, cuando parece que nos vemos obligados a ver lo peor en personas y situaciones; exceso de material, que se opone a nuestro llamado al sacrificio por los necesitados y le da prioridad al confort de las cosas; y el miedo, que nubla nuestro equilibrio y, a menudo, nos hace ser más tímidos, cerrados o agresivos que valientes. El enfoque y la confianza en Dios ayudan a mantener a raya estos aspectos negativos, lo que nos permite reconocer y luego aprovechar con mayor facilidad el valor que está en nuestro interior.

El don de coraje, una bendición que Dios nos da a todos, nos permite vivir vidas más grandes, más esperanzadoras y enérgicamente fieles.

SEO FaithReflection CourageAndFaith

"Porque Dios no nos dio un espíritu de timidez, sino un espíritu de poder, de amor y de autodisciplina".

(2 Timoteo 1: 7)

es_MXEspañol de México
en_USEnglish es_MXEspañol de México
Vuelve al comienzo