Memphis Cepeda

Querido Saint Jude: Mi esposa está en casa desde el hospital, con la esperanza de recuperarse de un ataque de neumonía y también padece AFIB; (su corazón se encuentra en arritmia auricular en el que el movimiento de las cámaras superiores del corazón no está sincronizado con el de las cámaras inferiores, y la pone en riesgo de sufrir un derrame cerebral). La neumonía parece estar curada, pero la afección cardíaca se manifiesta como paroxismos de tos incontrolable, sed, debilidad general y dificultad para respirar. Ella y yo estamos muy preocupados de que pueda estar en recaída. Un intento de cardioversión (un tratamiento para la fibrilación auricular) realizado por un médico experimentado, fracasó.

Oh, San Judas, en tu amor por nosotros, usa el don especial que recibiste de nuestro Señor para curarla. Sin embargo, que se haga la voluntad de nuestro Señor, no la mía.