María

El Señor ha prometido un milagro financiero. La oración y el ayuno han confirmado. No entiendo el retraso, aunque he estado caminando por el camino con Jesús y deshaciéndome de cosas que son viejas y no necesarias.

Confío en el Señor, solo deseo que las cosas se aceleren un poco.