Linda

San Judas, siervo fiel y amigo de Jesús, ¡gracias! Oremos por la fortaleza, la buena salud, la riqueza, la fe, la esperanza y el amor, ya que mis hijos y yo vivimos cada día a la vez. Llena a todos los que creemos en Jesús con corazón tranquilo y fiel. Amén.