Linda

Gracias, St. Jude, por ser parte de todas las bendiciones en mi vida. Gracias por recordármelo;
Alégrense en la esperanza, sean patentes en la tribulación y sean constantes en la oración. ¡Todos estamos bendecidos de tenerte!