Laverna

Padre, cuando mi compañía se vaya a otro estado, ayúdame a no preocuparme por encontrar un nuevo trabajo. Ayúdame a saber que cuando una puerta se cierra, otra está a la vuelta de la esquina. El estrés a veces es insoportable. Gracias. Amén.