Karen

Gracias, St. Jude por darme el privilegio de orar por ti y por todos mis amigos del círculo de oración. Juntos podemos mantenernos fuertes y orar los unos por los otros y sus súplicas. Continúo orando y pidiendo tu intercesión, St. Jude, con la esperanza de curar a mi hijo menor en su lucha contra su enfermedad y que pueda enfrentarlo y darse cuenta del daño que está haciendo a él y a su familia. Por favor, mantennos unidos para superar esta adición desgarradora. Dios bendiga.