JayE

Gracias a San Judas por siempre haber intercedido en mi nombre y haber recibido mis súplicas desesperadas ante el Santísimo. Mi hijo necesita un trabajo para atender sus necesidades más personales. Hay otras súplicas desesperadas y personales que presento ante ustedes y ustedes conocen los deseos secretos de mi corazón. Le pido que considere a cada uno e interceda en mi nombre. Estaré siempre agradecido y continuaré agradeciéndole por su ayuda. Amén