Diario bíblico del 8 al 14 de septiembre

domingo
8 de septiembre

Nacimiento de la virgen maria

Primera lectura: Sab 9: 13-18b:
De hecho, ¿quién puede conocer las intenciones de Dios? ¿Quién puede discernir el plan del Señor? Porque el razonamiento humano es tímido, nuestras nociones son engañosas; un cuerpo perecedero es una carga para el alma y nuestra tienda de barro pesa sobre la mente activa. Apenas podemos saber acerca de las cosas de la tierra y es difícil entender lo que está cerca de nosotros; ¿Quién puede entonces esperar entender las cosas celestiales?

¿Quién ha conocido tu voluntad a menos que primero le hayas dado Sabiduría y le hayas enviado tu espíritu santo? De esta manera dirigiste a la raza humana en el camino correcto; aprendieron lo que te agrada y fueron salvados por la Sabiduría.

2da lectura: Films 9-10, 12-17:
Sin embargo, prefiero pedirte, enamorado. El que habla es Pablo, el viejo, ahora prisionero de Cristo. Y mi solicitud es en nombre de Onésimo, en cuyo padre me convertí mientras estaba en prisión. Al devolvérselo, le envío mi propio corazón. Me hubiera gustado tenerlo a mi lado, para que me sirviera, en tu nombre, mientras estoy en prisión por el evangelio, pero no quería hacer nada sin tu consentimiento, ni imponerte una buena acción sin tu libertad. consentimiento.

Quizás Onésimo ha estado separado de ti por un tiempo para que puedas tenerlo de vuelta para siempre, ya no como esclavo, sino mejor que un esclavo. Porque él es un hermano muy querido para mí, y será aún más querido para ti. Y así, por nuestra amistad, recíbalo como si fuera yo mismo.

Evangelio: Lc 14, 25-33:
Un día, cuando grandes multitudes caminaban junto con Jesús, él se volvió y les dijo: “Si vienes a mí, no estás dispuesto a sacrificar tu amor por tu padre y tu madre, tu cónyuge e hijos, tus hermanos y hermanas, y de hecho tú mismo. , no puedes ser mi discípulo. Quien no me siga, llevando su propia cruz, no puede ser mi discípulo. ¿Construye una casa sin primero sentarse para contar el costo y ver si tiene suficiente para completarla?

De lo contrario, si usted ha sentado las bases y no puede terminarlo, todos se burlarán de usted: 'Este tipo comenzó a construir y no pudo terminar'. Y cuando un rey hace la guerra contra otro rey, ¿va a pelear sin primero sentarse a considerar si sus diez mil pueden enfrentarse a los veinte mil de su oponente? Y si no, mientras el otro aún está muy lejos, envía mensajeros para conversaciones de paz. Del mismo modo, ninguno de ustedes puede convertirse en mi discípulo, si él no renuncia a todo lo que tiene.

Reflexión:
Dios envió a Jesús para promulgar su plan de salvación, para establecer su reino de amor y misericordia, y para restaurar la humanidad y el resto de la creación de nuevo a él para que podamos disfrutar de una vida "abundante" y la creación alcance su cumplimiento. Esta es la generosidad y la bondad de Dios en acción. Pero para recibir el beneficio completo de su generosidad y bondad, hay una condición que debe cumplirse, es decir, el seguimiento de Jesús. Y no viene sin costo.

La decisión de seguir a Jesús implica renunciar a lo que es más importante para nosotros y la voluntad de colocarse en una situación incómoda. Es una decisión libre que tomamos porque Dios nos ha abierto los ojos a su amor. Al igual que la Sabiduría que da la dirección correcta, el seguimiento de Jesús nos lleva al corazón de Dios. Dios misericordioso, ayúdanos a seguir el ejemplo y las enseñanzas de Jesús para que podamos dirigir nuestras vidas a lo que es realmente bueno y valioso.

lunes
9 de septiembre

San Pedro Claver

Primera lectura: Col 1: 24–2: 3:
Hermanos y hermanas:
Me regocijo en mis sufrimientos por tu bien, y en mi carne estoy llenando lo que falta en las aflicciones de Cristo en nombre de su Cuerpo, que es la Iglesia, de la cual soy ministro de acuerdo con la mayordomía de Dios que me fue dada. para completar la palabra de Dios, el misterio oculto de siglos y generaciones pasadas. Pero ahora se ha manifestado a sus santos, a quienes Dios eligió para dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; es Cristo en ti, la esperanza de gloria.

Es a quien proclamamos, amonestando a todos y enseñándoles a todos con toda sabiduría, para que podamos presentar a todos perfectos en Cristo. Por esto trabajo y lucho, de acuerdo con el ejercicio de su poder trabajando dentro de mí. Porque quiero que sepas la gran lucha que estoy teniendo por ti y por aquellos en Laodicea y todos los que no me han visto cara a cara, para que sus corazones se animen a medida que se unen en amor, para tener toda la riqueza. de entendimiento seguro, para el conocimiento del misterio de Dios, Cristo, en quien están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento.

Evangelio: Lucas 6: 6-11:
En otro sábado, Jesús entró en la sinagoga y comenzó a enseñar. Había un hombre con una mano derecha paralizada, y los maestros de la ley y los fariseos lo miraban: ¿Jesús curaría al hombre en el día de reposo? Si lo hiciera, podrían acusarlo. Pero Jesús conocía sus pensamientos y le dijo al hombre: "Levántate y párate en el medio".

Luego les habló: “Quiero preguntarles: ¿qué permite la ley en sábado? ¿Hacer el bien o hacer daño, salvar la vida o destruirla? ”Y Jesús miró a todos a su alrededor. Luego le dijo al hombre: “Extiende tu mano”. La estiró y su mano fue restaurada, volviéndose tan saludable como la otra. Pero estaban furiosos y comenzaron a discutir entre ellos cómo podían tratar con Jesús.

Reflexión:
“Vine para que tengan vida y la tengan en abundancia” (Jn 10:10). Esto, según el erudito jesuita del Nuevo Testamento Brendan Byrne, es el corazón de la misión de Jesús. Es una vida que se vive al máximo; una vida de paz, justicia y amor; Una vida llena de compasión y misericordia, de ternura y cuidado. Es una nueva forma de vivir donde los humanos no viven en la miseria, sino en la abundancia. Un feligrés de nuestra parroquia de Sydney está en el tercer mes de embarazo cuando su obstetra le aconsejó que interrumpiera su embarazo.

Le dijeron que el embarazo es arriesgado debido a su edad (tiene más de cuarenta años) y que existe una gran posibilidad de que el bebé tenga defectos. En una conversación con ella, contó que después de mucha oración, ella y su esposo decidieron quedarse con el bebé, y que ella continuó orando por el bebé el resto del embarazo. Pasaron varios meses. Un domingo por la noche, después de la misa, la vi con el bebé en el cochecito. Ella me dijo que están tan agradecidos que decidieron quedarse con su bebé. La última vez que la vi a ella y a su familia fue unas semanas antes de su vuelo de regreso a Inglaterra.

martes
10 de septiembre

Primera lectura: Col 2: 6-15:
Hermanos y hermanas:
Cuando recibió a Cristo Jesús el Señor, camine en él, arraigado en él y edificado sobre él y establecido en la fe como le enseñaron, abundando en acción de gracias. Procura que nadie te cautive con una filosofía vacía y seductora según la tradición de los hombres, según los poderes elementales del mundo y no según Cristo. Porque en él habita toda la plenitud de la deidad corporalmente, y ustedes comparten esta plenitud en él, quien es la cabeza de todo principado y poder. En él también fuiste circuncidado con una circuncisión no administrada a mano, quitando el cuerpo carnal, con la circuncisión de Cristo.

Fuiste enterrado con él en el bautismo, en el cual también fuiste criado con él por la fe en el poder de Dios, quien lo resucitó de los muertos. E incluso cuando estabas muerto en transgresiones y en la incircuncisión de tu carne, él te trajo a la vida junto con él, habiéndonos perdonado todas nuestras transgresiones; borrando el vínculo contra nosotros, con sus demandas legales, que se oponían a nosotros, también lo eliminó de nuestro medio, clavándolo en la cruz; despojando a los principados y los poderes, hizo un espectáculo público de ellos, llevándolos triunfantes por él.

Evangelio: Lc 6, 12-19:
En este momento, Jesús salió a las colinas a orar, pasando toda la noche en oración con Dios. Cuando llegó el día, llamó a sus discípulos y eligió a Doce de ellos, a quienes llamó "apóstoles": Simón, a quien llamó Pedro, y su hermano Andrés; James y John; Philip y Bartholomew; Matthew y Thomas; James, hijo de Alfeo y Simón, llamó al Zelote; Judas, hijo de James, y Judas Iscariote, quien sería el traidor.

Bajando la colina con ellos, Jesús se paró en una llanura abierta. Muchos de sus discípulos estaban allí, y una gran multitud de personas, que habían venido de todas partes de Judea y Jerusalén, y de las ciudades costeras de Tiro y Sidón. Se reunieron para escucharlo y ser sanados de sus enfermedades. Y las personas preocupadas por espíritus inmundos fueron curadas. Toda la multitud trató de tocarlo, debido al poder que salió de él y los curó a todos.

Reflexión:
La misión de gran alcance de Jesús, desde el Padre y a través de los apóstoles, se extiende a nosotros. Está vivo en aquellas personas que fueron tocadas por el espíritu de Cristo y lo abrazaron por completo en sus vidas. No importa cuán grande o simple (midiéndolo en términos humanos) pueda ser, tiene una cosa particular que lograr en el reino del amor, la justicia y la misericordia de Dios; y para Dios tiene un significado tremendo. Esa extensión en nosotros es específica para nosotros. Somos solo usted o yo quienes podemos llevarlo a cabo de manera significativa y efectiva.

Al decir esto, ¿quién más puede / lo hará aparte de nosotros? Gracias a nosotros, la misión de Jesús llega a todas partes; y deja una marca histórica para que la gente continúe. ¿Quién puede detener el reino de amor, justicia y misericordia de Dios, excepto solo nosotros? Cada uno de nosotros puede evitar que un elemento de la misión de Cristo proceda diciendo "no" a lo que estamos llamados a hacer, pero no se detendrá por completo porque siempre encontrará una persona adecuada para avanzar en la misión. El Espíritu de Cristo continúa tocando los corazones de las mujeres y los hombres para que pueda renovar toda la creación.

miércoles
11 de septiembre

Primera lectura: Col 3: 1-11:
Hermanos y hermanas:
Si fuiste criado con Cristo, busca lo que está arriba, donde Cristo está sentado a la diestra de Dios. Piensa en lo que está arriba, no en lo que está en la tierra. Porque has muerto y tu vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo aparezca tu vida, entonces tú también aparecerás con él en gloria. Muere, entonces, las partes de ti que son terrenales: inmoralidad, impureza, pasión, mal deseo y la codicia que es la idolatría. Debido a esto, la ira de Dios viene sobre los desobedientes.

Por estos, ustedes también se condujeron una vez, cuando vivieron de esa manera. Pero ahora debes guardarlos a todos: ira, furia, malicia, calumnia y lenguaje obsceno. Deja de mentirte el uno al otro, ya que te has quitado el viejo yo con sus prácticas y te has puesto el nuevo yo, que se está renovando, por conocimiento, a imagen de su creador. Aquí no hay griego y judío, circuncisión e incircuncisión, bárbaro, escita, esclavo, libre; pero Cristo es todo y en todos.

Evangelio: Lucas 6: 20-26:
Levantando los ojos hacia sus discípulos, Jesús dijo: “Afortunado eres de los pobres, el reino de Dios es tuyo”. “Afortunado eres de los que tienen hambre ahora, porque estarás lleno. “Afortunado eres tú que lloras ahora, porque te reirás. “Eres afortunado cuando la gente te odia, cuando te rechazan y te insultan y te cuentan entre los criminales, por el Hijo del Hombre. Alégrate en ese día y salta de alegría, porque una gran recompensa se mantiene para ti en el cielo.

Recuerde que así es como los antepasados de este pueblo trataron a los profetas. “Pero desgraciadamente para ustedes que tienen riqueza, porque ahora han sido consolados. “Ay de ustedes que están llenos, porque pasarán hambre. “Ay de ti que te ríes ahora, porque llorarás y llorarás. "Ay de ti cuando la gente habla bien de ti, porque así es como los antepasados de estas personas trataron a los falsos profetas".

Reflexión:
Lo primero que viene a la mente cuando encontramos la palabra "pobre" son las personas consideradas como económicamente o materialmente necesitadas y aquellas que están en desventaja. Sin embargo, en el pasaje evangélico ese no es el caso, aunque no se descarta: "'Los pobres' son todos cuyo vacío y miseria proporcionan un margen para la generosidad de Dios" (Brendan Byrne). Su condición crea la oportunidad para que la bondad divina pueda operar en sus vidas. La situación podría incluir un profundo sentimiento de vacío, incertidumbre y desesperanza. Nadie está exento de este tipo de sentimiento, independientemente del estado económico y social.

En situaciones donde el sentimiento predominante es el vacío y la indigencia, uno está invitado a abrirse al poder de Dios y a recibir su generosidad. Él / ella podría encontrar consuelo en el encuentro con Dios, lo que posteriormente podría conducir al desarrollo de un nuevo mundo de esperanza y oportunidades. Hay condiciones que ayudan al corazón humano a abrirse al poder y la bondad de Dios. La incredulidad, la arrogancia y el engreimiento cierran su puerta y cancelan el espacio para la ocupación divina. Es el pensamiento de que cualquier poder externo, o influencia, hace alguna contribución. Los factores externos (o el factor de Dios) simplemente están fuera de la imagen.

jueves
12 de septiembre

Santísimo Nombre de la Santísima Virgen María

Primera lectura: Col 3: 12-17:
Hermanos y hermanas:
Vístanse, como los elegidos de Dios, santos y amados, compasión, amabilidad, humildad, gentileza y paciencia sinceros, soportándose unos a otros y perdonándose unos a otros, si uno tiene un agravio contra otro; como el Señor te ha perdonado, tú también debes hacerlo. Y sobre todo estos se ponen el amor, es decir, el vínculo de la perfección. Y deja que la paz de Cristo controle tus corazones, la paz a la que también fuiste llamado en un solo Cuerpo.

Y se agradecido. Deje que la palabra de Cristo habite en usted ricamente, como en toda sabiduría que se enseñe y se amoneste unos a otros, cantando salmos, himnos y canciones espirituales con gratitud en sus corazones a Dios. Y hagas lo que hagas, de palabra o de hecho, haz todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre a través de él.

Evangelio: Lucas 6: 27-38:
Jesús les dijo a sus discípulos: “Pero yo os digo a los que me oyen: ama a tus enemigos, haz el bien a los que te odian. Bendice a los que te maldicen y reza por los que te tratan mal. Al que te golpea en la mejilla, pon la otra mejilla; del que toma su abrigo, no guarde su camisa. Dale a quien pregunta y si alguien te ha quitado algo, no lo reclames. “Haz a los demás como te gustaría que otros te hicieran a ti. Si amas solo a los que te aman, ¿qué tipo de gracia es tuya? Incluso los pecadores aman a quienes los aman. Si haces favores a los que son buenos contigo, ¿qué tipo de gracia es tuya? Incluso los pecadores hacen lo mismo. Si presta solo cuando espera recibir, ¿qué tipo de gracia es la suya? Para los pecadores también se prestan a los pecadores, esperando recibir algo a cambio.

“Pero ama a tus enemigos y hazles el bien, y presta cuando no hay nada que esperar a cambio. Entonces tu recompensa será grande y serás hijos e hijas del Altísimo. Porque él es amable con los ingratos y los malvados. Sé misericordioso, como tu Padre es misericordioso. “No seas un juez de los demás y no serás juzgado; No condenes y no seras condenado; Perdona, y serás perdonado; dar y se te dará, y recibirás en tu saco una buena medida, apretada, llena y atropellada. Porque la medida que entregue será la medida que reciba de regreso ”.

Reflexión:
Aquí está la más radical de las instrucciones de Jesús para sus oyentes, y probablemente la más difícil de hacer: "Ama a tus enemigos y hazles el bien". ¿Qué lo hace tan importante en los asuntos humanos? Muchos problemas en el mundo, pasado, presente y futuro, podrían haberse evitado / podrían evitarse. El mundo sería un lugar más tranquilo para vivir. El amor a los enemigos invita a uno a ser extravagante y extraordinariamente generoso. Va más allá del “sistema de reciprocidad” que se practicaba durante el tiempo de Jesús: “Te doy algo / favor; Espero algo a cambio de ti.

La generosidad extrema anula este sistema y lo reemplaza con: "Estoy dispuesto a dar, incluso sin nada a cambio". Es desinteresado. La motivación para dar no es el retorno favorable que se recibirá, sino la alegría pura y el amor incondicional que fluye del amor de Dios. La generosidad extravagante significa la voluntad de dar a cualquiera que lo necesite, y llega al extremo de desear / hacer el bien a los enemigos. En el sistema de reciprocidad, uno ve el yo como el punto final; la acción termina de regreso al yo, no al otro. Por otro lado, el amor y la generosidad ven al otro como el punto final, el único beneficiario de la acción.

viernes
13 de septiembre

San Juan Crisóstomo

Primera lectura: 1 Tim 1: 1-2, 12-14:
Pablo, un apóstol de Cristo Jesús por mandato de Dios nuestro salvador y de Cristo Jesús nuestra esperanza, a Timoteo, mi verdadero hijo en la fe: gracia, misericordia y paz de Dios el Padre y de Cristo Jesús nuestro Señor. Estoy agradecido con el que me ha fortalecido, Cristo Jesús nuestro Señor, porque me consideró confiable al nombrarme para el ministerio.

Una vez fui un blasfemo y un perseguidor y un hombre arrogante, pero he sido tratado con misericordia porque actué por ignorancia en mi incredulidad. De hecho, la gracia de nuestro Señor ha sido abundante, junto con la fe y el amor que hay en Cristo Jesús.

Evangelio: Lucas 6: 39-42:
Y Jesús ofreció este ejemplo: “¿Puede una persona ciega guiar a otra persona ciega? Seguramente ambos caerán en una zanja. Un discípulo no está por encima del maestro; pero cuando esté completamente entrenado, será como el maestro. Entonces, ¿por qué prestas atención a la mancha en el ojo de tu hermano, mientras tienes un registro en tu ojo y no eres consciente de ello? ¿Cómo puedes decirle a tu vecino, 'Amigo, déjame quitarte esta mota' cuando no puedes eliminar el registro por tu cuenta? ¡Hipócrita! Primero quite el registro de su propio ojo, y luego verá lo suficientemente claro como para quitar la mancha del ojo de su vecino.

Reflexión:
En un caso u otro, ya nos hemos encontrado con un conocido, un amigo o un colega, a quien hemos saludado amablemente, pero respondimos de una manera dura y sarcástica. Y nos preguntamos por qué. A menos que él / ella nos diga que no lo sabríamos exactamente. Podríamos adivinar. En este tipo de situación, podríamos optar por adoptar la forma en que Dios trata con nosotros: conociendo nuestros pensamientos y sentimientos más profundos, Dios, sin embargo, nos trata con generosidad, bondad, comprensión y compasión. Los necesitamos en nuestra interacción diaria con los demás. Al tratar de entender a la persona / la situación, nos colocamos en una posición en la que damos generosa y compasivamente.

Al ser comprensivos, nos colocamos en su propia situación, viendo así las cosas desde la perspectiva del otro. Cuando entendemos y consideramos de dónde viene la persona, estamos más inclinados a responder con amor, misericordia y ternura. Nos impedimos emitir juicios inexactos. Pero aquí juzgar no debe interpretarse como ignorar el mal o las injusticias cometidas. Es simplemente ponernos en sus propios zapatos para que podamos responder con amor. Por eso es útil tener en cuenta que no tenemos la capacidad de leer a fondo el contenido del corazón humano, mientras que Jesús sabe muy bien lo que está sucediendo dentro de nosotros.

sábado
14 de septiembre

Triunfo de la santa cruz

Primera lectura: Núm. 21: 4b-9:
Con su paciencia agotada por el viaje, la gente se quejó contra Dios y Moisés: “¿Por qué nos has traído de Egipto para morir en este desierto, donde no hay comida ni agua? ¡Estamos disgustados con esta comida miserable! ”En castigo, el Señor envió entre la gente serpientes sarafines, que mordieron a la gente para que muchos de ellos murieran. Entonces la gente vino a Moisés y le dijo: “Hemos pecado al quejarnos contra el Señor y contra ti.

Oren al Señor para que nos quite las serpientes ”. Entonces Moisés oró por el pueblo, y el Señor le dijo a Moisés:“ Haz un sarafín y móntalo en un poste, y si alguno de los que lo han mordido lo miren, vivirán . ”En consecuencia, Moisés hizo una serpiente de bronce y la montó en un poste, y cada vez que alguien que había sido mordido por una serpiente miraba a la serpiente de bronce, vivía.

2da lectura: Filipenses 2: 6-11:
Hermanos y hermanas:
Cristo Jesús, aunque tenía la forma de Dios, no consideraba que la igualdad con Dios fuera algo que debía entenderse. Más bien, se vació a sí mismo, tomando la forma de un esclavo, llegando a semejanza humana; y encontrado en apariencia humana, se humilló a sí mismo, siendo obediente a la muerte, incluso a la muerte en la cruz. Debido a esto, Dios lo exaltó grandemente y le otorgó el nombre que está por encima de cada nombre, que en el nombre de Jesús cada rodilla debe doblarse, de aquellos en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, y cada lengua confiesa que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.

Evangelio: Jn 3, 13-17:
Nadie ha subido al cielo excepto el que vino del cielo, el Hijo del Hombre. Como Moisés levantó a la serpiente en el desierto, así debe ser levantado el Hijo del Hombre, para que quien crea en él tenga vida eterna. Sí, Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo para que quien crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Dios no envió al Hijo al mundo para condenar al mundo; en cambio, a través de él, el mundo se salvará.

Reflexión:
El núcleo del mundo es el amor; cada una de sus partes componentes lleva el amor puro y creativo de Dios. Y como el mundo se crea a través del amor de Dios, solo se puede salvar o "recrear" a través del mismo amor. Pero el camino que Dios ha tomado es costoso. El precio de amar y salvar al mundo es su único Hijo. Jesús se ha convertido en la expresión más plena del amor salvador de Dios. El amor puro de Dios se da a conocer y se siente de muchas maneras concretas a través de Jesús. No hay otra manera, excepto asumiendo una forma humana para que este amor se pueda comunicar a la humanidad y al mundo entero.

Necesitamos experimentar el amor de Dios en Jesús para que nosotros mismos sepamos amar. Jesús es nuestro modelo para amar a los demás. Al experimentar el amor de Dios, llegamos a saber cómo podemos convertirnos en agentes de este amor. El amor se apodera de nosotros para que Dios pueda continuar salvando y amando al mundo. Esto significa que nosotros, el pueblo de Dios, somos colaboradores de Cristo. Ahora es a través de nosotros, por el poder del Espíritu, que su plan de salvación continúa.

es_MXEspañol de México
en_USEnglish es_MXEspañol de México