Diario bíblico del 1 al 7 de septiembre

domingo
1 de septiembre

Primera lectura: Sir 3: 17–18, 20, 28–29:
Hijo mío, conduce tus asuntos con discreción y serás amado por aquellos que son aceptables para Dios. Cuanto más grande seas, más deberías humillarte y, por lo tanto, encontrarás el favor de Dios. Porque grande es el poder del Señor y son los humildes quienes le dan gloria. Para los sufrimientos del hombre orgulloso no hay remedio, las raíces del mal están implantadas en él. El hombre sabio reflexiona sobre los proverbios. Lo que el hombre sabio desea es un oído atento.

2da lectura: Heb 12: 18-19, 22-24a:
A lo que has llegado, no es nada conocido por los sentidos: ni el calor de un fuego abrasador, oscuridad, oscuridad y tormentas, toques de trompetas o una voz tal que la gente suplicó, que no se hable más. Pero te acercaste al Monte Sión, a la Ciudad del Dios viviente, a la Jerusalén celestial, con sus innumerables ángeles. Has venido a la fiesta solemne, la asamblea de los primogénitos de Dios, cuyos nombres están escritos en el cielo. Hay Dios, juez de todos, con los espíritus de los rectos, llevados a la perfección. Está Jesús, el mediador del nuevo Pacto, con la sangre rociada que clama más efectivamente que la de Abel.

Evangelio: Lc 14: 1, 7-14:                                  
Un sábado, Jesús había ido a comer a la casa de un fariseo destacado, y lo vigilaron cuidadosamente. Entonces Jesús contó una parábola a los invitados, porque había notado cómo intentaban tomar los lugares de honor. Y él dijo: “Cuando te inviten a una fiesta de bodas, no elijas el mejor asiento. Puede suceder que alguien más importante que tú haya sido invitado, y tu anfitrión, que los invitó a ambos, vendrá y te dirá: 'Por favor, dale a esta persona tu lugar'. ¡Qué vergüenza es la tuya cuando tomas el asiento más bajo! "Cuando te inviten, ve al asiento más bajo, para que tu anfitrión pueda venir y decirte: 'Amigo, debes subir más alto'. Y esto será un gran honor para ti en presencia de todos los demás invitados.

Porque el que se haga grande será humillado, y el que se humille será criado ". Jesús también se dirigió al hombre que lo había invitado y dijo:" Cuando des un almuerzo o una cena, no invites a tus amigos, o tus hermanos y parientes y vecinos ricos. Seguramente también te invitarán a cambio y se te pagará. Cuando hagas un festín, invita a los pobres, los lisiados, los cojos y los ciegos. Entonces eres afortunado, porque no pueden pagarte; se te pagará en la Resurrección de los rectos ".

Reflexión:
Ser humilde toma un lugar especial en el reino de Dios. La persona humilde reconoce cuál es su estado y quién es ante Dios. Ella / él reconoce a Dios como la fuente de todos y su origen. Ella / él no deja de lado a Dios, sino que reconoce su poder y amor. Ella / él no usurpa lo que pertenece principalmente a Dios. Por ejemplo, el cocinero / chef que puede preparar un plato delicioso y agradable reconoce de dónde provienen los ingredientes y cómo se producen. Ella / él no reclama crédito único por el plato.

(Hay muchos otros ejemplos a través de los cuales podemos detectar la presencia o ausencia de humildad en una persona). La persona humilde reconoce la bondad y el talento de los demás. Ella / él no menosprecia a otras personas. Él / ella los ve también capaces de hacer algo grandioso y valioso. Ella / él es libre de asociarse con los pobres y marginados de la sociedad. No le molesta estar con ellos. Señor, concédenos la gracia de liberarnos (con) orgullo y arrogancia. Y que podamos aprender la humildad de Jesús.

lunes
2 de septiembre

Primera lectura: 1 Tes 4: 13-18:
No queremos que no se den cuenta, hermanos y hermanas, de aquellos que se han quedado dormidos, para que no puedan llorar como el resto, que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, también Dios, a través de Jesús, traerá consigo a los que se han quedado dormidos. De hecho, les decimos esto, según la palabra del Señor, que nosotros que estamos vivos, que nos quedamos hasta la venida del Señor, seguramente no precedemos a los que se han quedado dormidos.

Porque el Señor mismo, con una palabra de mando, con la voz de un arcángel y con la trompeta de Dios, descenderá del cielo, y los muertos en Cristo resucitarán primero. Entonces, nosotros que estamos vivos, los que quedamos, seremos atrapados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Así estaremos siempre con el Señor. Por lo tanto, consuélate unos a otros con estas palabras.

Evangelio: Lc 4, 16-30:
Cuando Jesús llegó a Nazaret donde lo habían criado, entró a la sinagoga en sábado como solía hacerlo. Se puso de pie para leer y le entregaron el libro del profeta Isaías. Entonces Jesús desenrolló el pergamino y encontró el lugar donde está escrito: “El Espíritu del Señor está sobre mí. Me ha ungido para traer buenas noticias a los pobres, proclamar la libertad a los cautivos y una nueva vista a los ciegos; para liberar a los oprimidos y anunciar el año de misericordia del Señor ". (...) Entonces él les dijo:" Hoy estas palabras proféticas se hacen realidad incluso mientras escuchas ". Todos estuvieron de acuerdo con él y se quedaron maravillados, mientras él seguía hablando. de la gracia de Dios.

Sin embargo, preguntaron: "¿Quién es este sino el hijo de José?" (...) Jesús agregó: "Ningún profeta es honrado en su propio país. De cierto os digo que hubo muchas viudas en Israel en los días de Elías, cuando el cielo retuvo la lluvia durante tres años y seis meses y una gran hambruna se apoderó de toda la tierra. Sin embargo, Elijah no fue enviado a ninguno de ellos, sino a una viuda de Sarepta, en el país de Sidón. (...) Al escuchar estas palabras, toda la asamblea se indignó. Se levantaron y lo sacaron de la ciudad, al borde de la colina en la que está construido Nazaret, con la intención de arrojarlo por el acantilado. Pero él pasó entre ellos y siguió su camino.

Reflexión:
La narración del evangelio de hoy contiene la declaración programática de la misión de Jesús: llevar buenas noticias a los pobres; proclamar la libertad a los cautivos; nueva vista a los ciegos; para liberar a los oprimidos; y para anunciar el año de misericordia del Señor. Define lo que Jesús está haciendo, es decir, derrotar el poder del pecado y liberar a la humanidad y al mundo natural de su esclavitud. La misión de Jesús es golpear el pecado y sus estructuras sociales, religiosas, económicas y políticas concomitantes hasta el núcleo; y lo hace de frente. La consecuencia es la cruz.

La Iglesia, cuyo mandato es llevar a cabo la misión salvadora de Jesús, y los cristianos de todos los ámbitos de la vida, que toman en serio el mensaje del Evangelio, están a la vanguardia de la lucha contra las injusticias sociales, la destrucción y el saqueo del mundo natural. La lucha permanece y el final parece remoto. Pero no queremos mujeres y hombres que hayan comprometido sus vidas para la promoción, preservación y protección de la vida humana y otras formas de vida. Además, el Espíritu continúa tocando el corazón humano para que la creación de Dios pueda continuar floreciendo y encontrar satisfacción.

martes
3 de septiembre

San Gregorio el Grande

Primera lectura: 1 Tes 5: 1-6, 9-11:
Con respecto a los tiempos y las estaciones, hermanos y hermanas, no es necesario que se les escriba nada. Porque ustedes mismos saben muy bien que el día del Señor vendrá como un ladrón en la noche. Cuando la gente dice: "Paz y seguridad", se produce un desastre repentino, como dolores de parto para una mujer embarazada, y no pueden escapar.

Pero ustedes, hermanos y hermanas, no están en la oscuridad, para que ese día los alcance como un ladrón. Porque todos ustedes son hijos de la luz e hijos del día. No somos de la noche ni de la oscuridad. Por lo tanto, no durmamos como el resto, sino que nos mantengamos alertas y sobrios. Porque Dios no nos destinó a la ira, sino a obtener la salvación a través de nuestro Señor Jesucristo, quien murió por nosotros, para que, ya sea que estemos despiertos o dormidos, podamos vivir juntos con él. Por lo tanto, anímense unos a otros y edifíquense, como de hecho lo hacen.

Evangelio: Lc 4, 31-37:
Jesús bajó a Capernaum, un pueblo de Galilea, y comenzó a enseñar a la gente en las reuniones sabáticas. Estaban asombrados por la forma en que les enseñó, porque su palabra se pronunció con autoridad. En la sinagoga, había un hombre poseído por un espíritu maligno, que gritó en voz alta: “¿Qué quieres de nosotros, Jesús de Nazaret? ¿Has venido a destruirnos? Te reconozco: eres el Santo de Dios ".

Entonces Jesús le dijo bruscamente: "¡Cállate y deja a este hombre!" El espíritu maligno arrojó al hombre frente a ellos y salió de él sin hacerle daño. El asombro se apoderó de toda esta gente y se dijeron unos a otros: “¿Qué significa esto? Él ordena a los espíritus malignos con autoridad y poder. ¡Él ordena, y ves cómo salen! ”Y las noticias sobre Jesús se extendieron por los alrededores.

Reflexión:
El deseo de poder y de acumular posesión, la actitud consumista y el comportamiento destructivo, la frustración crónica, el odio y la falta de perdón, la desesperanza y el derrotismo, la pobre imagen de sí mismo, el miedo, los celos, la indiferencia y demás, todo esto es una manifestación concreta de un mal poder que se ha apoderado de la persona humana. Controlan, manipulan, oprimen, engañan y engañan al individuo. Son perjudiciales y sus efectos duraderos. Reprimen el crecimiento personal y el bienestar. El programa de acciones de Jesús apunta precisamente a conquistar el poder maligno que lo empuja a uno a estos apuros, y al mismo tiempo tiene la intención de liberar a la persona humana de su control.

¿Qué puede ayudar a liberarse de su agarre? Es el amor de Dios, hecho visible en Jesús, que fluye a través de la vida; y la convicción de que su gracia es suficiente para nosotros y que su poder se perfecciona en nuestra debilidad (2 Cor 12: 9). “El amor de Jesucristo. . . conquista el pecado y da la fuerza para levantarse y comenzar de nuevo (Papa Francisco). Nos libera del pecado. Podemos agregar: el amor y la ternura, la preocupación y el cuidado, y la generosidad y la comprensión que experimentamos con los demás son útiles para liberarse del pecado y sus efectos. Y podemos llamarlos experiencias de esperanza.

miércoles
4 de septiembre

Primera lectura: Col 1: 1-8:
Pablo, apóstol de Cristo Jesús por voluntad de Dios, y Timoteo nuestro hermano, a los santos y fieles hermanos y hermanas en Cristo en Colosas: gracia para vosotros y paz de Dios nuestro Padre. Siempre damos gracias a Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, cuando oramos por ti, porque hemos escuchado de tu fe en Cristo Jesús y del amor que tienes por todos los santos debido a la esperanza reservada para ti en cielo.

De esto ya has escuchado a través de la palabra de verdad, el Evangelio, que te ha llegado. Al igual que en todo el mundo, está dando frutos y está creciendo, así también entre ustedes, desde el día en que lo escucharon y llegaron a conocer la gracia de Dios en verdad, como lo aprendieron de Epaphras, nuestro querido esclavo, quien es un digno de confianza. ministro de Cristo en su nombre y que también nos habló de su amor en el Espíritu.

Evangelio: Lc 4, 38-44:
Al salir de la sinagoga, Jesús fue a la casa de Simón. Su suegra sufría de fiebre alta y le pidieron que hiciera algo por ella. Inclinándose sobre ella, reprendió la fiebre y la dejó. Inmediatamente, ella se levantó y los atendió. Al atardecer, las personas que padecían muchos tipos de enfermedades fueron llevadas a Jesús. Poniendo sus manos sobre cada uno, los curó. Los demonios fueron expulsados, aullando mientras se alejaban de sus víctimas, "¡Tú eres el Hijo de Dios!"

Los reprendió y no les permitió hablar, porque sabían que él era el Mesías. Jesús se fue al amanecer y buscó un lugar solitario. La gente salió a buscarlo y, al encontrarlo, intentaron disuadirlo de que se fuera. Pero él dijo: “Tengo que ir a otras ciudades para anunciar las buenas nuevas del reino de Dios. Para eso me enviaron a hacer ”. Y Jesús continuó predicando en las sinagogas de Galilea.

Reflexión:
Jesús sabe exactamente lo que está haciendo, es decir, la proclamación de las buenas nuevas del amor salvador de Dios y el lanzamiento del reino de Dios en la Tierra. Esta es la "prioridad divina" que debe tocar la vida de los pueblos. El celo y el enfoque indiviso caracterizaron principalmente la misión de Jesús de liberar a la humanidad del control del pecado y del poder del diablo. Su celo misionero no puede ser contenido; Las buenas nuevas del amor y la misericordia de Dios deben llegar a los confines de la Tierra. La experiencia de Jesús del amor del Padre, la "experiencia de Abba", es la fuerza impulsora detrás de su compromiso con la misión.

Y nuestra experiencia personal del mismo amor, y del amor de Cristo, nos impulsa a ser fieles a la tarea / misión que se nos asigna. Incluso nos insta a ir más allá de las "costas familiares". Conocí al Padre. Manh Le, misionero religioso vietnamita, que recientemente llegó a Sydney desde su misión en el Amazonas en Brasil. De los trece años en Brasil, tres pasaron en una parroquia pobre y cinco años viviendo en la Amazonía, en los hogares de las personas porque no hay alojamiento. No se queda permanentemente en una casa y viaja con su hamaca y mosquitera.

jueves
5 de septiembre

Santa Madre Teresa de Calcuta

Primera lectura: Col 1: 9-14:
Hermanos y hermanas:
Desde el día en que escuchamos acerca de usted, no dejamos de orar por usted y de pedirle que se llene del conocimiento de la voluntad de Dios a través de toda la sabiduría espiritual y el entendimiento para caminar de una manera digna del Señor, para ser completamente placentero. , en cada buen trabajo que da fruto y crece en el conocimiento de Dios, fortalecido con todo poder, de acuerdo con su poder glorioso, para toda resistencia y paciencia, con gozo dando gracias al Padre, que te ha hecho apto para compartir en el herencia de los santos en la luz. Nos libró del poder de las tinieblas y nos transfirió al Reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención, el perdón de los pecados.

Evangelio: Lucas 5: 1-11:
Un día, cuando Jesús estaba de pie junto al lago de Gennesaret, con una multitud reunida a su alrededor escuchando la palabra de Dios, vio dos botes, que los pescadores dejaron a la orilla del agua, ahora lavando sus redes. Se metió en uno de los botes, el de Simon, y le pidió que saliera un poco de la orilla. Allí se sentó y continuó enseñando a la multitud. Cuando terminó de hablar, le dijo a Simon: “Sal a las aguas profundas y baja las redes para pescar”. Simon respondió: “Maestro, trabajamos duro toda la noche y no atrapamos nada. Pero si tú lo dices, bajaré las redes ”. Lo hicieron, y atraparon una cantidad tan grande de peces que sus redes comenzaron a romperse.

Hicieron señas a sus compañeros en el otro bote para que los ayudaran. Vinieron y llenaron ambos botes casi hasta el punto de hundirse. Al ver esto, Simon Peter cayó de rodillas sobre Jesús, diciendo: "¡Déjame, Señor, porque soy un hombre pecador!" Porque él y sus compañeros estaban asombrados por la captura que habían hecho, al igual que los socios de Simon, James y Juan, los hijos de Zebedeo. Jesús le dijo a Simón: “No tengas miedo. Atraparán gente de ahora en adelante ”. Entonces llevaron sus botes a tierra y lo siguieron, dejando todo.

Reflexión:
El erudito católico australiano del Nuevo Testamento, Brendan Byrne SJ, tiene una hermosa frase para capturar la esencia del ministerio de Jesús desde una perspectiva diferente, es decir, "comercio de" captura de personas "en comparación con el comercio de pesca por pescado de Simon y su compañeros La noción de atrapar a las personas expresa la incorporación de las personas al abrazo amoroso del reino de Dios a través de las redes de predicar las buenas nuevas, la curación, el perdón y la reconciliación. Estas redes constituyen el ministerio salvador de Jesús, y están diseñadas para reunir personas para Dios.

Nosotros, miembros de la Iglesia, ahora somos socios en este comercio de Jesús que atrapa personas porque una vez fuimos "atrapados" en estas redes. Los atrapados en las redes se convierten en maestros de las buenas nuevas y agentes de curación, perdón y reconciliación. Participamos en el comercio de captura de personas de Jesús para "traer [a las personas] la vida más abundante del reino" (Brendan Byrne). Como compañeros de trabajo en el comercio, ayudamos a reclamar la dignidad y el valor de toda la creación de Dios, tanto humanos como no humanos.

viernes
6 de septiembre

Primera lectura: Col 1: 15-20:
Hermanos y hermanas:
Cristo Jesús es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda la creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra, lo visible y lo invisible, ya sean tronos, dominios, principados o poderes; todas las cosas fueron creadas a través de él y para él. Él está ante todas las cosas, y en él todas las cosas se mantienen unidas.

Él es la cabeza del Cuerpo, la Iglesia. Él es el principio, el primogénito de la muerte, para que en todas las cosas él mismo sea preeminente. Porque en él toda la plenitud se complace en habitar, y por medio de él reconciliar todas las cosas para él, haciendo las paces por la Sangre de su cruz a través de él, ya sea en la tierra o en el cielo.

Evangelio: Lucas 5: 33-39:
Algunas personas le preguntaron: “Los discípulos de Juan ayunan a menudo y dicen largas oraciones, y también lo hacen los discípulos de los fariseos. ¿Por qué tus discípulos comen y beben? ”Entonces Jesús les dijo:“ No se puede hacer que los invitados a la boda sean rápidos mientras el novio está con ellos. Pero más tarde, se les quitará al novio; y ayunarán en esos días ".

Jesús también les contó esta parábola: “Nadie arranca un pedazo de un abrigo nuevo para ponerlo en uno viejo; de lo contrario, la nueva capa se rasgará y la pieza tomada de la nueva capa no coincidirá con la capa anterior. Nadie pone vino nuevo en odres viejos; de lo contrario, el vino nuevo reventará las pieles y se derramará, y las pieles también serán destruidas. Pero el vino nuevo debe ponerse en pieles frescas. Sin embargo, nadie que haya probado el vino viejo está ansioso por beber vino nuevo, pero dice: 'Lo viejo es bueno' ”.

Reflexión:
Podríamos llamar al evento de Jesucristo, su encarnación, actividades salvíficas, pasión, muerte, resurrección y ascensión, como una "visitación divina" (Brendan Byrne), donde Dios se hizo históricamente presente en Jesús, trayendo y demostrando su pureza total. abrazando el amor La visita es de naturaleza radical. Trajo la conciencia y las expectativas de las personas en los días de Jesús al revés. Se opuso al sistema prevaleciente de abuso y explotación; expuso la hipocresía. Puso de manifiesto el amor salvador de Dios y el valor y la dignidad de la persona humana ante él.

La visitación divina en Jesús dejó un legado de amor, misericordia y compasión. Este legado cambia la cultura; está cambiando la cultura de la muerte, el odio y la destrucción. El legado va en contra de la actitud de indiferencia y descuido. El amor, la misericordia y la compasión de Jesús cambian y dan vida. Ellos traen esperanza. Y solo son recibidos por un corazón convertido, el corazón que se deja tocar por ellos, el corazón que se abre a la verdad y el corazón que se deleita solo con lo auténticamente bueno y valioso. El corazón convertido es la piel fresca que recibe el legado de amor, misericordia y compasión de Jesús.

sábado
7 de septiembre

Primera lectura: Col 1: 21-23:
Hermanos y hermanas:
Una vez fuiste enajenado y hostil en tu mente debido a las malas acciones; Dios ahora te ha reconciliado en el Cuerpo carnal de Cristo a través de su muerte, para presentarte santo, sin mancha, e irreprochable ante él, siempre que persevere en la fe, firmemente arraigado, estable y sin alejarse de la esperanza del Evangelio. que escuchaste, que ha sido predicado a toda criatura bajo el cielo, de la cual yo, Pablo, soy ministro.

Evangelio: Lucas 6: 1-5:
Un sábado, Jesús estaba atravesando un campo de grano, y sus discípulos comenzaron a recoger espigas, aplastándolas en sus manos para comer. Algunos de los fariseos les preguntaron: "¿Por qué hacen lo que está prohibido en sábado?" Entonces Jesús habló y les preguntó: "¿Nunca han leído lo que hizo David cuando él y sus hombres tenían hambre? Entró en la casa de Dios, tomó y comió el pan de la ofrenda, e incluso dio algunos a sus hombres, aunque solo a los sacerdotes se les permite comer ese pan ". Y Jesús agregó:" El Hijo del Hombre es Señor y gobierna sobre el Sábado."

Reflexión:
En su libro El Evangelio de la vida: Siguiendo a Cristo, juntos, en el camino hacia la santidad, el Papa Francisco describió la noción de San Juan Pablo II de la "paradoja de la abundancia" como la "[situación] en la que hay comida para todos, pero no todos pueden comer, mientras que el desperdicio, el consumo excesivo y el uso de alimentos para otros fines es visible ante nuestros propios ojos ”. De hecho, hay alimentos para todos. La Tierra produce, en su abundancia, todo lo que toda forma de vida necesita para sobrevivir. La humanidad y otras especies vivas toman sus alimentos de la Tierra.

Es por eso que destruir el ecosistema de la Tierra y su biodiversidad, e intervenir con sus procesos naturales, es privar a las personas, particularmente a los pobres, de su sustento diario y fuente de sustento. Cuando consideramos el desequilibrio en la distribución y el uso de los recursos de la Tierra, podríamos preguntarnos: si nuestro sistema económico mundial actual funciona para la salud y el bienestar de todos los habitantes vivos de la Tierra y si el progreso que afirma haber logrado realmente beneficia a la humanidad , entonces, ¿por qué el sector pobre del mundo continúa aumentando y la pobreza está aumentando? y, ¿por qué la brecha entre los pobres y los ricos del mundo continúa ensanchándose?

es_MXEspañol de México
en_USEnglish es_MXEspañol de México