saltar al contenido

Diario Bíblico del 16 al 22 de junio.

domingo
16 de junio

Solemnidad de la Santísima Trinidad

Primera lectura: Prov 8: 22-31:
Yahvé me creó primero, al comienzo de sus obras. Él me formó desde la antigüedad, desde la eternidad, incluso antes de la tierra. El abismo no existía cuando nací, los manantiales del mar no habían brotado, las montañas todavía no estaban en su lugar ni las colinas, cuando nací antes de que él hiciera la tierra o el campo, o los primeros granos de El polvo del mundo.

Estuve allí cuando él hizo los cielos y dibujó la brújula de la tierra en el abismo, cuando formó las nubes arriba y cuando emergieron los manantiales del océano; cuando hizo el mar con sus límites, para que no se desbordara. Cuando sentó los cimientos de la tierra, estaba cerca de él, el diseñador de sus obras, y era su delicia diaria, jugando para siempre en su presencia, jugando en todo el mundo y deleitándome de estar con los humanos.

2ª lectura: Rom 5: 1-5:
Por la fe, hemos recibido la justicia verdadera, y estamos en paz con Dios, a través de Jesucristo, nuestro Señor. A través de él, obtenemos este favor, en el que permanecemos, e incluso nos jactamos de esperar la gloria de Dios. No solo eso, también nos jactamos incluso en las pruebas, sabiendo que las pruebas producen paciencia, de la paciencia viene el mérito; el mérito es la fuente de la esperanza, y la esperanza no nos decepciona, porque el Espíritu Santo nos ha sido dado, derramando en nuestros corazones el amor de Dios.

Evangelio: Jn 16: 12-15:
Todavía tengo muchas cosas que decirte, pero no puedes soportarlas ahora. Cuando venga el Espíritu de verdad, él te guiará a toda la verdad. Porque no hablará de su propia autoridad, sino que hablará lo que oiga, y te hablará de las cosas por venir. Él tomará lo que es mío y te lo hará saber; Al hacer esto, Él me glorificará. Todo lo que tiene el Padre es mío; por esta razón, te dije que el Espíritu tomará lo que es mío y te lo hará saber.

Reflexión:
La creencia en la Santísima Trinidad nos da el modelo para formar comunidades eclesiales, congregaciones religiosas y la Iglesia en general. Reconocemos la existencia de la Trinidad cada vez que hacemos la señal de la cruz, recitamos la Gloria, el Credo del Apóstol y muchas otras oraciones. Señor, Dios trino, ayúdame a vivir tu misterio. Mejor puedo ser un cristiano si creo en ti. Mi fe católica se desmorona una vez que niego tu existencia. La Biblia también pierde sentido, si no aprecio tu misterio.
 

lunes
17 de junio

Primera lectura: 2 Cor 6: 1-10
Hermanos y hermanas:
Como sus colaboradores, les pedimos que no reciban la gracia de Dios en vano.
Porque él dice: En un tiempo aceptable te escuché, y el día de la salvación te ayudé.

He aquí, ahora es un tiempo muy aceptable; He aquí, ahora es el día de la salvación. No causamos que nadie tropiece en nada, para que no se pueda encontrar ninguna falla en nuestro ministerio; por el contrario, en todo lo que nos encomendamos a nosotros mismos como ministros de Dios, a través de mucha resistencia, en aflicciones, privaciones, restricciones, golpizas, encarcelamientos, disturbios, labores, vigilias, ayunos; por la pureza, el conocimiento, la paciencia, la bondad, en el Espíritu Santo, en un amor sincero, en un discurso sincero, en el poder de Dios; con armas de justicia a la derecha ya la izquierda; Por la gloria y el deshonor, el insulto y la alabanza.

Somos tratados como engañadores y, sin embargo, somos sinceros; como no reconocido y sin embargo reconocido; como muriendo y he aquí vivimos; como castigado y sin embargo no condenado a muerte; como triste pero siempre regocijándose; como muchos pobres pero enriquecedores; como sin tener nada y sin embargo poseer todas las cosas.

Evangelio: Mt 5: 38-42:
Jesús dijo a sus discípulos: “Oísteis que fue dicho: ojo por ojo y diente por diente. Pero te digo esto: no te opongas al mal con el mal; Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, dale la vuelta y ofrece la otra. Si alguien te demanda en la corte por tu camisa, dale también tu abrigo. Si alguien te obliga a recorrer una milla, ve dos millas con él. Dale cuando te lo pidan, y no le des la espalda a nadie que quiera pedirte un préstamo ".

Reflexión:
Muchas personas no se sienten cómodas con la enseñanza de Jesús en el Monte de las Bienaventuranzas de que no debería haber venganza. El dicho "ojo por ojo", "diente por diente", debe ser reemplazado por una postura no violenta "voltear la otra mejilla". Jesús desafía a sus seguidores a desarrollar la capacidad de absorber dificultades y lesiones físicas para detener la espiral de violencia. Más tarde demostrará que esto es factible cuando soporta los insultos, golpes, flagelaciones y crucifixiones en el monte. Calvario. Tiene efecto salvífico. Si sus seguidores son vengativos, ¿en qué se diferenciarán de sus compatriotas y de los paganos?

¿Cómo ganarán seguidores de Cristo? ¿Cómo se comunicarán a las personas que existe una manera mejor o más humana de hacer frente a situaciones difíciles? ¿Cómo formarán comunidades de amor, comprensión y perdón si viven la cultura de la venganza y la venganza? Las personas vengativas no pueden desarrollar amistades a largo plazo. Son evitados por personas que no quieren iniciar una guerra o participar en un conflicto sin sentido. Las personas vengativas en realidad no están protegiendo su dignidad y libertad que afirman, sino que en realidad liberan su poder percibido sobre los demás.
 

martes
18 de junio

Primera lectura: 2 Cor 8: 1-9:
Queremos que sepan, hermanos y hermanas, de la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia, ya que en una prueba severa de aflicción, la abundancia de su alegría y su profunda pobreza se desbordaron en una riqueza de generosidad en su parte. Pues según sus medios, puedo testificar, y más allá de sus medios, espontáneamente, nos suplicaron insistentemente por el favor de tomar parte en el servicio a los santos, y esto, no como esperábamos, pero se entregaron primero a los santos. Señor y para nosotros a través de la voluntad de Dios, para que instemos a Tito a que, como ya había comenzado, también debe completar para ti este acto de gracia.

Ahora, mientras se destaca en todos los aspectos, en la fe, en el discurso, en el conocimiento, en la sinceridad, y en el amor que tenemos por usted, que también sobresalga en este acto de gracia. Digo esto no a modo de comando, sino para probar la autenticidad de tu amor por tu preocupación por los demás. Porque conoces el acto de gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por tu causa se hizo pobre, aunque era rico, para que por su pobreza puedas llegar a ser rico.

Evangelio: Mt 5: 43-48:
Jesús dijo a sus discípulos: “Oísteis que fue dicho: Ama a tu prójimo y no hagas el bien a tu enemigo. Pero esto te digo: ama a tus enemigos; y ora por los que te persiguen, para que puedas ser hijos de tu Padre Celestial. Porque hace que su sol salga sobre los impíos y los buenos; y da lluvia tanto a los justos como a los injustos. “Si amas a los que te aman, ¿qué tiene de especial eso? ¿Ni siquiera los recaudadores de impuestos hacen tanto? Y si solo eres amigable con tus amigos, ¿qué tiene de excepcional eso? ¿Ni siquiera los paganos hacen tanto? En cuanto a ti, sé perfecto, como tu Padre celestial es perfecto ".

Reflexión:
Jesús hace otra exhortación que es difícil de tragar. Es amar a los enemigos. Podemos imaginar que sus oyentes reaccionaban cuando él decía esto, como "poner la otra mejilla". Pero Jesús no deja de emitir tal declaración. Él sigue motivándolos. Les recuerda la magnanimidad del Padre que no es selectivo al extender sus bendiciones. Utiliza las imágenes del sol y la lluvia que benefician a todos. Jesús también razona que amar al enemigo de uno los lleva a un nivel más alto de existencia.

Limitar el amor solo a quienes nos aman es vivir como los recaudadores de impuestos y otros pecadores. Sus discípulos deben exhibir un comportamiento sobresaliente. Deben superar a los paganos que son agradables solo con sus amigos. Al final, Jesús les da la última razón para hacer algo más de lo usual: ser perfectos como el Padre. La perfección no se trata de precisión, impecabilidad o de obtener un puntaje de cien por ciento, sino de la capacidad de extender el corazón incluso a quienes no son agradables a la vista. Va más allá de nuestro orgullo y creencias establecidas para poder llegar a los demás.
 

miércoles
19 de junio

San Romuald

1ra lectura: 2 Cor 9: 6-11:
Hermanos y hermanas, consideren esto: quien siembra escasamente también cosechará escasamente, y quien siembra generosamente también cosechará abundantemente. Cada uno debe hacer lo que ya se ha determinado, sin tristeza ni compulsión, porque Dios ama al dador alegre. Además, Dios es capaz de hacer que cada gracia sea abundante para ti, para que en todas las cosas, siempre teniendo todo lo que necesitas, tengas abundancia para toda buena obra.

Como está escrito: se dispersa en el exterior, da a los pobres; Su justicia permanece para siempre.

El que suministra semilla al sembrador y el pan para alimento, proveerá y multiplicará tu semilla y aumentará la cosecha de tu justicia. Estás siendo enriquecido en todos los sentidos por toda generosidad, que a través de nosotros produce acción de gracias a Dios.

Evangelio: Mt 6: 1-6, 16-18:
Ten cuidado de no mostrar tus buenas obras ante las personas. Si lo haces, no obtienes nada de tu Padre celestial. Cuando le das algo a los pobres, no lo preguntes antes de ti, como lo hacen los que quieren ser notados en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por la gente. Te aseguro que tienen su recompensa. Si le das algo a los pobres, no dejes que tu mano izquierda sepa lo que está haciendo tu mano derecha, por lo que tu don permanece en secreto. Tu Padre, que ve lo que se mantiene en secreto, te recompensará. Cuando ores, no seas como aquellos que quieren ser notados. Les encanta pararse y orar en las sinagogas o en las esquinas, para que todos los vean.

Te aseguro que tienen su recompensa. Cuando ores, entra en tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está contigo en secreto; y tu Padre que ve lo que se guarda en secreto te recompensará. Cuando ayunas, no pongas una cara miserable, como lo hacen los hipócritas. Ponen una cara sombría, para que las personas puedan ver que están ayunando. Les digo esto: ya han sido pagados en su totalidad. Cuando ayunas, lávate la cara y hazte ver alegre, porque no estás ayunando por las apariencias o por las personas, sino por tu Padre, que ve más allá de las apariencias. Y tu Padre, que ve lo que se mantiene en secreto, te recompensará.

Reflexión:
Jesús quiere que sus discípulos purifiquen sus motivos cuando hacen cosas buenas. Hacerlos sin la motivación adecuada no es meritorio. Hoy en día tenemos predilección por mostrar las pequeñas cosas que hacemos debido a las redes sociales baratas. Allí podemos publicitarnos sin costo alguno. Otras personas nos toman fotos y las publican fácilmente en la cuenta de la parroquia o en las redes sociales personales o en el boletín informativo, sin nuestro permiso. Se ha vuelto difícil distinguir entre dar información clara y satisfacer nuestras tendencias narcisistas.

Aquí tenemos que discernir de dónde venimos realmente cuando nos involucramos en actividades caritativas. Tenemos que admitir que muchas cosas buenas están sucediendo en nuestras parroquias sin ser pregonadas. Los feligreses alimentan a los niños indigentes sin tomar fotos. Algunos toman fotos con sus teléfonos móviles, pero las guardan para uso personal. Otros se dedican a la misión médica y dental en las áreas remotas enfocadas en su trabajo, sin traer cámaras de video ni cámara. Aquellos que trabajan en silencio hacen trabajos meritorios ante los ojos del Señor.
 

jueves
20 de junio

Primera lectura: 2 Corintios 11: 1-11:
Hermanos y hermanas:
¡Si tan solo soportaras un poco de tontería de mi parte! Por favor aguantarme Porque estoy celoso de ti con los celos de Dios, ya que te comprometí con un marido para presentarte como una virgen casta para Cristo. Pero me temo que, como la serpiente engañó a Eva por su astucia, sus pensamientos pueden corromperse de un compromiso sincero y puro con Cristo. Porque si alguien viene y predica otro Jesús que el que nosotros predicamos, o si recibe un espíritu diferente del que recibió o un evangelio diferente del que aceptó, lo soporta lo suficientemente bien. Porque creo que no soy inferior de ninguna manera a estos "superapostles". Incluso si no estoy entrenado para hablar, no soy tan sabio; En todos los sentidos, les hemos dejado claro esto en todas las cosas.

¿Me equivoqué cuando me humillé para que me exaltaran, porque les prediqué el Evangelio de Dios sin cargo? Saqué a otras iglesias aceptándolas para ministrarles. Y cuando estuve contigo y necesitado, no tuve que cargar a nadie, ya que los hermanos que vinieron de Macedonia satisfacían mis necesidades. Así que me abstuve y me abstendré de cargarte de cualquier manera. Por la verdad de Cristo en mí, esta jactancia mía no será silenciada en las regiones de Acaya. ¿Y por qué? ¿Porque no te quiero? ¡Dios sabe que sí!

Evangelio: Mt 6, 7-15:
Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando ores, no uses muchas palabras, como hacen los paganos; porque creen que, cuanto más dicen, más posibilidades tienen de ser escuchados. No seas como ellos. Tu padre sabe lo que necesitas, incluso antes de que le preguntes. Así, entonces, debe orar: “Padre nuestro que estás en los cielos, santo sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra, como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. “Perdónanos nuestras deudas, como nosotros perdonamos a quienes están endeudados con nosotros. No nos pongas a prueba, sino líbranos del maligno. “Si perdonas a otros sus errores, tu Padre en el cielo también perdonará los tuyos. "Si no perdonas a los demás, entonces tu Padre no te perdonará".

Reflexión:
Jesús enseña a sus discípulos a orar. Al orar, no deben imitar el estilo ruidoso de los paganos que piensan que Dios es insensible a sus necesidades. El Padre escucha este tipo de oración, que titulamos, la "Oración del Señor". Usamos esta oración en nuestras devociones y celebraciones eucarísticas. Cabe destacar observar el centro de la oración. Es la petición del asalariado diario que hace posible obtener pan diario, o en inglés antiguo, pan para mañana (para mañana) para su familia.

Cuando esté seguro del pan para el día siguiente, significa que ha dormido bien la noche anterior. No se preocupa por la comida de su familia al día siguiente cuando se vaya de nuevo al trabajo. Otro punto a considerar es la importancia del perdón. La palabra "perdonar" aparece dos veces en la oración y cuatro veces en el párrafo después de la oración.
 

viernes
21 de junio

San Aloysius Gonzaga

Primera Lectura: 2 Corintios 11:18, 21-30:
Hermanos y hermanas:
Ya que muchos se jactan según la carne, yo también me jactaré. Para mi vergüenza digo que éramos demasiado débiles! Pero de lo que cualquiera se atreve a jactarse (estoy hablando en una tontería) también me atrevo. ¿Son hebreos? Yo también. ¿Son hijos de Israel? Yo también. ¿Son descendientes de Abraham? Yo también. ¿Son ministros de Cristo? (Estoy hablando como una persona loca). Todavía soy más, con mucho más trabajo, mucho más encarcelamientos, palizas mucho peores y numerosos roces con la muerte. Cinco veces a manos de los judíos.

Recibí cuarenta latigazos menos uno. Tres veces me golpearon con varas, una vez que fui apedreado, tres veces naufragué, pasé una noche y un día en lo profundo; en los viajes frecuentes, en los peligros de los ríos, los peligros de los ladrones, los peligros de mi propia raza, los peligros de los gentiles, los peligros en la ciudad, los peligros en el desierto, los peligros en el mar, los peligros entre los falsos hermanos; en trabajos y penurias, a través de muchas noches sin dormir, a través del hambre y la sed, a través de ayunos frecuentes, a través del frío y la exposición. Y aparte de estas cosas, hay una presión diaria sobre mí de mi ansiedad por todas las iglesias. ¿Quién es débil, y yo no soy débil? ¿Quién es llevado al pecado, y yo no estoy indignado? Si debo alardear, me jactaré de las cosas que muestran mi debilidad.

Evangelio: Mt 6, 19-23:
No guarde tesoros para usted aquí, en la tierra, donde la polilla y el óxido lo destruyen; Y donde los ladrones pueden robarlo. Guarda tesoros para ti mismo con Dios, donde ninguna polilla u óxido pueda destruirlo, ni el ladrón venga y lo robe. Porque donde están tus tesoros, allí también estará tu corazón. La lámpara del cuerpo es el ojo; Si tus ojos están sanos, todo tu cuerpo estará lleno de luz. Si tus ojos están enfermos, todo tu cuerpo estará lleno de oscuridad. Si, entonces, la luz en ti es oscuridad, ¡cuán grande es esa oscuridad!

Reflexión:
Los tesoros son nuestros objetos de valor. Pueden ser difíciles de acumular. Tenemos que trabajar duro. Pero podemos perderlos fácilmente debido a los malos elementos que nos acechan como insectos o ladrones. Así que Jesús recomienda encarecidamente que consideremos almacenar tesoros espirituales que no se nos pueden quitar. Mientras estemos vivos, no nos preocupamos por su pérdida. Los traemos donde quiera que vayamos. ¿Cuáles son estos tesoros? Nuevamente, estas no son riquezas materiales, como el dinero, el oro, las joyas que se pueden contar, pesar en escalas o el tiempo depositado, sino el gozo que se obtiene al escuchar la Palabra de Dios.

Estos tesoros son también nuestros conocimientos espirituales que nos brindan una perspectiva adecuada del mundo que nos rodea y nos dan pistas sobre cómo tratar a los demás con justicia y misericordia. El ojo u otros sentidos de nuestro cuerpo pueden ser nuestros tesoros materiales. Tenemos que cuidarlos. Disfrutamos la vida porque tenemos buen gusto, escuchamos música hermosa, vemos la belleza de las personas que nos rodean, sentimos el toque tierno de nuestros seres queridos. La fe es nuestro tesoro final. Cuando lo perdemos, nuestro mundo se vuelve totalmente oscuro.
 

sábado
22 de junio

San paulino de nola
Sts. John Fisher y Thomas More

Primera Lectura: 2 Corintios 12: 1-10:
Hermanos y hermanas:
Debo jactarme no es que sea provechoso, pero pasaré a las visiones y revelaciones del Señor. Conozco a un hombre en Cristo que, hace catorce años (ya sea en el cuerpo o fuera del cuerpo, no sé, Dios sabe), fue arrebatado al tercer cielo. Y sé que este hombre (ya sea en el cuerpo o fuera del cuerpo que no sé, que Dios sabe) fue atrapado en el Paraíso y escuchó cosas inefables, que nadie puede pronunciar. De este hombre me jactaré, pero de mí mismo no me jactaré, excepto de mis debilidades. Aunque si quisiera alardear, no sería una tontería, porque estaría diciendo la verdad. Pero me abstengo, para que nadie pueda pensar más en mí que lo que ve en mí o escucha de mí por la abundancia de las revelaciones.

Por lo tanto, para no sentirme demasiado eufórico, se me otorgó una espina en la carne, un ángel de Satanás, para que me golpeara, para evitar que estuviera demasiado eufórico. Tres veces le supliqué al Señor acerca de esto, para que me dejara, pero él me dijo: "Mi gracia es suficiente para usted, porque el poder se perfecciona en la debilidad". para que el poder de Cristo pueda habitar conmigo. Por lo tanto, estoy contento con las debilidades, los insultos, las dificultades, las persecuciones y las limitaciones, por el bien de Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Evangelio: Mt 6, 24-34:
Nadie puede servir a dos amos; porque él odiará a uno y amará al otro; o será leal al primero y menospreciará al segundo. No puedes, al mismo tiempo, servir a Dios y al dinero. Por lo tanto, te digo que no te preocupes por la comida y la bebida, ni por la ropa para tu cuerpo. ¿No es la vida más importante que la comida? ¿Y no es el cuerpo más importante que la ropa? Mira las aves del aire; no siembran, no cosechan, y no almacenan alimentos en graneros; y sin embargo, tu Padre celestial los alimenta.

¿No eres menos digno de lo que son? (…) No te preocupes, y di: ¿Qué vamos a comer? ¿Qué vamos a beber? o: ¿Qué nos ponemos? Los paganos se ocupan de tales cosas; pero tu Padre celestial sabe que los necesitas a todos. Pon tu corazón, primero, en el reino y la justicia de Dios; y todas estas cosas les serán dadas. No te preocupes por el mañana, porque el mañana se preocupará por sí mismo. Cada día tiene suficientes problemas propios.

Reflexión:
¿Por qué algunas personas conservan tanto dinero, compran muchas propiedades, invierten mucho y aumentan su riqueza tanto como sea posible? Creen que es lo correcto. Quieren asegurar su futuro y el de sus hijos. Algunos acumulan riquezas por el bien de ella. Otros están demasiado ansiosos por su futuro. Desde el punto de vista de Jesús, podemos evitar preocuparnos tanto, lo que nos lleva a una acumulación desmedida y exagerada de riqueza, si desarrollamos confianza en el Señor. Debemos creer que Dios provee para nuestras necesidades, presentes y futuras.

Él es un Dios responsable. Él cuida de todos los animales y plantas. ¿Cuánto más cuando trata con nosotros los humanos que pueden ayudarnos a nosotros mismos? Podemos reducir nuestra actividad de ganar dinero cuando aumentamos nuestra confianza en Dios. Esto se muestra cuando dedicamos más tiempo a la oración y al cuidado de otras personas. Debe haber un límite a nuestra búsqueda de riqueza y fortuna. Es estresante Somos más felices cuando le damos más tiempo a nuestro Padre providente y compartimos las cosas que tenemos.

es_MXEspañol de México
en_USEnglish es_MXEspañol de México
Vuelve al comienzo