saltar al contenido

Diario bíblico del 28 de julio al 3 de agosto.

domingo
28 de julio

Primera lectura: Gen 18: 20-32:
Entonces Yahvé dijo: “¡Cuán grande es el clamor por justicia contra Sodoma y Gomorra! ¡Y qué grave es su pecado! Voy a ver si han hecho todo lo que se les acusa en la protesta que me ha llegado. Si no es así, lo sabré ”. Los hombres que estaban con él se dieron la vuelta y se dirigieron a Sodoma, pero Yahvé permaneció de pie delante de Abraham. Abraham avanzó y dijo: “¿De verdad dejarás que los justos perezcan con los impíos? Quizás hay cincuenta buenas personas en el pueblo. ¿De verdad vas a dejar que perezcan? ¿No te ahorrarías el lugar por estas cincuenta personas justas? No sería en absoluto como tú hacer tal cosa y no puedes dejar que el bien perezca con los malvados, ni tratar a los buenos y los malvados por igual. Lejos sea de ti! ¿No será justo el juez de toda la tierra?

Yahweh dijo: "Si encuentro cincuenta buenas personas en Sodoma, ahorraré todo el lugar por su bien". Abraham habló de nuevo: "Sé que soy muy valiente para hablar así a mi Señor, yo que soy solo polvo". y cenizas! Pero quizás el número del bien sea cinco menos que cincuenta. ¿Destruirás la ciudad a causa de cinco? "Yahweh respondió:" No destruiré la ciudad si encuentro cuarenta y cinco buenas personas allí ". De nuevo Abraham le dijo:" Quizás haya solo cuarenta ". Él respondió:" Por el bien de los cuarenta, no lo haré ". Abraham continuó, diciendo:" Que mi Señor no se enoje, sino que me deje hablar. Tal vez solo se encontrarán treinta buenas personas en la ciudad ”.

Yahvé respondió: "No lo destruiré si encuentro treinta allí". Abraham dijo: "Ahora que he sido tan valiente como para hablar con mi Señor, ¿qué pasa si solo se pueden encontrar veinte?" de los veinte no destruiré el lugar ”. Pero Abraham insistió:“ Que mi Señor no se enoje, sino que me deje hablar una vez más. ¿Y si solo se pueden encontrar diez? "Y Yahvé respondió:" Por el bien de diez buenas personas, no destruiré a Sodoma ".

Segunda lectura: Col 2: 12-14:
Me refiero al bautismo. Al recibirlo, fuiste sepultado con Cristo; y también te levantaste con él, por haber creído en el poder de Dios, quien lo resucitó de entre los muertos. Estabas muerto Estabas en pecado y no circuncidado al mismo tiempo. Pero Dios te dio la vida con Cristo. Él perdonó todos nuestros pecados. Él canceló el registro de nuestras deudas, aquellas regulaciones que nos acusaban. Él eliminó todo eso, y lo clavó a la cruz.

Evangelio: Lucas 11: 1-13:
Un día, Jesús estaba orando en un lugar determinado; y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: "Señor, enséñanos a orar, como Juan también enseñó a sus discípulos". Y Jesús les dijo: "Cuando ores, di esto: Padre, que tu nombre sea Sostenido santo, que venga tu reino; Danos, cada día, el tipo de pan que necesitamos, y perdona nuestros pecados; porque también perdonamos a todos los que nos hacen mal; Y no nos pongas a prueba.

Jesús les dijo: "Supongamos que uno de ustedes tiene un amigo y se va a su casa en medio de la noche y dice: 'Amigo, prestame tres panes, porque un amigo mío que está de viaje acaba de llegar, y yo No tengo nada que ofrecerle. Tal vez tu amigo responda desde adentro, 'No me molestes ahora; la puerta está cerrada, y mis hijos y yo estamos en la cama, así que no puedo levantarme y darte nada. Pero te digo, aunque él no se levantará y te atenderá porque eres un amigo, pero se levantará porque eres una molestia para él, y él te dará todo lo que necesitas. Y entonces te digo: 'Pide, y te será dado; Busca y encontraras; Llama, y se te abrirá. Para el que pide recibe, y el que busca encuentra, y al que toca la puerta se le abrirá. Si su hijo le pide un pescado, ¿le dará una serpiente en su lugar? Y si su hijo pide un huevo, ¿le dará un escorpión? Si ustedes, personas pecaminosas, saben cómo dar buenos regalos a sus hijos, cuánto más dará su Padre celestial el Espíritu Santo a aquellos que le piden ".

Reflexión:
Tres cosas pueden notarse en la oración que Jesús (pensamiento) enseñó a los discípulos: primero, fue en un contexto comunitario que enseñó a los discípulos a orar. Decimos: "Padre nuestro" y no "Padre mío". Esto significaría que las personas en el grupo / comunidad / Iglesia están en mente. Segundo, al dirigirnos a Dios como nuestro "Padre", compartimos la relación de Jesús con Dios como Padre. Es a través de Jesús que podemos llamar a Dios "Padre". Y tercero, llamar a Dios "Padre" nos lleva a una relación de hermandad y hermandad con la otra persona que también llama a Dios "Padre".

Se forma una relación nueva y extraordinaria con esta persona cuando llamamos a Dios "Padre". La clave aquí es la "llamada"; no es un "llamado" simple o sin sentido que usamos, sino un discurso profundo a Dios como nuestro "Padre". Cuando nos acercamos a Dios como "Padre", como lo hizo Jesús, entonces podemos ver verdaderamente a la persona que está a nuestro lado como una hermana o un hermano. Es por eso que nuestra oración por el sustento diario, el perdón y la liberación de la tentación, se convierte también en una oración para las hermanas y hermanos que llaman a Dios su "Padre". Dios, nuestro "Padre", ayúdanos a comprender la profundidad, el significado y las implicaciones de llamarte nuestro "Padre".

lunes
29 de julio

Santa Marta

Primera lectura: Ex 32: 15-24, 30-34:
Moisés se volvió y bajó de la montaña con las dos tablas de los mandamientos en sus manos, tablas que estaban escritas en ambos lados, por delante y por detrás; Tabletas que fueron hechas por Dios, con inscripciones en ellas que fueron grabadas por Dios mismo. Ahora, cuando Joshua escuchó el ruido de los gritos de la gente, le dijo a Moisés: "Eso suena como una batalla en el campamento". Pero Moisés respondió: "No suena a gritos de victoria, ni a gritos de derrota". ; Los sonidos que escucho son gritos de juerga. Mientras se acercaba al campamento, vio el becerro y el baile. Con eso, la ira de Moisés se encendió, de modo que tiró las tabletas y las rompió en la base de la montaña. Tomando el becerro que habían hecho, lo fundió en el fuego y luego lo trituró hasta convertirlo en polvo, que esparció sobre el agua e hizo beber a los hijos de Israel.

Moisés le preguntó a Aarón: “¿Qué te ha hecho esta gente para que los lleves a un pecado tan grave?” Aarón respondió: “No se enoje mi señor. Sabes lo suficientemente bien como la gente es propensa al mal. Me dijeron: 'Haznos un dios para ser nuestro líder; En cuanto al hombre Moisés que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le sucedió. Así que les dije: 'Que cualquiera que tenga joyas de oro se lo quite'. Me lo dieron, lo arrojé al fuego y salió este ternero ”.

Al día siguiente, Moisés le dijo al pueblo: “Has cometido un pecado grave. Subiré al Señor, entonces; tal vez pueda hacer expiación por tu pecado ". Entonces Moisés regresó al Señor y dijo:" ¡Ah, esta gente ha cometido un pecado grave al hacerse un dios de oro para sí mismos! ¡Si solo perdonaras su pecado! Si no lo haces, entonces tírame del libro que has escrito ". El Señor respondió:" Sólo el que haya pecado contra mí, lo sacaré de mi libro. Ahora, ve y lleva a la gente al lugar que te he dicho. Mi ángel irá delante de ti. Cuando sea el momento para que yo castigue, los castigaré por su pecado ".

Evangelio: Jn 11: 19-27:
Muchos judíos habían acudido a Marta y María, después de la muerte de su hermano, para consolarlos. Cuando Marta escuchó que Jesús venía, fue a su encuentro, mientras que María se quedó sentada en la casa. Marta le dijo a Jesús: “Si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto. Pero sé que cualquier cosa que le pidas a Dios, Dios te lo dará ". Jesús dijo:" Tu hermano resucitará ". Marta respondió:" Sé que resucitará en la resurrección, en el último día ". Pero Jesús dijo a ella, “Yo soy la resurrección. El que cree en mí, aunque muera, vivirá. El que vive y cree en mí nunca morirá. ¿Crees esto? "Entonces Martha respondió:" Sí, Señor, he llegado a creer que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que viene al mundo ".

Reflexión:
Normalmente, la función de "escuchar" es saber, aprender algo. (Es un acto intencional o deliberado. No es un acto mental pasivo). Pero más que esta función, un producto corolario de la escucha es eso: lo prepara a uno para actuar. ¿No hemos experimentado en nuestras vidas, cuando estábamos en un punto crucial de tomar una decisión difícil, nos tomamos un tiempo para orar, para escuchar al Espíritu en busca de orientación? En el caso de estar atento a la palabra de Dios, escuchar proporciona valor y fortaleza espiritual.

La escucha genuina le permite a uno actuar. Asumir una actitud de escucha o preparar el corazón para estar atento es el tipo de hospitalidad que Dios busca de nosotros, es decir, la "hospitalidad de la atención amorosa y la escucha" (Brendan Byrne). Esta es la acción "aparentemente pasiva" de María, pero para Jesús lo único que es profundamente importante. No hay nada más importante para Jesús que darle toda nuestra atención.

martes
30 de julio

San Pedro Crisólogo

Primera lectura: Ex 33: 7-11; 34: 5b-9, 28:
La tienda, que se llamaba la tienda de reunión, Moisés solía lanzar a cierta distancia, fuera del campamento. Cualquiera que quisiera consultar al Señor iría a esta carpa de reunión fuera del campamento. Cada vez que Moisés salía a la tienda, la gente se levantaba y se paraba a la entrada de sus propias tiendas, observando a Moisés hasta que él entrara en la tienda. Cuando Moisés entraba en la tienda, la columna de nubes bajaba y se paraba en su entrada mientras el Señor hablaba con Moisés. Al ver la columna de nubes en la entrada de la tienda, todas las personas se levantaban y adoraban en la entrada de sus propias tiendas. El SEÑOR solía hablar con Moisés cara a cara, como un hombre habla a otro. Moisés luego regresaría al campamento, pero su joven asistente, Joshua, hijo de Nun, no se movería de la tienda.

Moisés se paró allí con el Señor y proclamó su nombre, "Señor". Así el Señor pasó delante de él y gritó: "El Señor, el Señor, un Dios misericordioso y misericordioso, lento para la ira y rico en bondad y fidelidad, continuando su bondad por mil generaciones, y perdonando la maldad, el crimen y el pecado; ¡pero no declarando inocentes a los culpables, sino castigando a los hijos y nietos de la tercera y cuarta generación por la maldad de sus padres! ”Moisés inmediatamente se postró en el suelo en adoración. Luego dijo: “Si encuentro gracia contigo, Señor, ven en nuestra compañía. Esto es de hecho un pueblo de cuello rígido; sin embargo, perdona nuestra maldad y nuestros pecados, y recíbenos como tuyos ”. Entonces Moisés se quedó allí con el Señor durante cuarenta días y cuarenta noches, sin comer ni beber agua, y escribió en las tabletas las palabras del pacto: los diez Mandamientos.

Evangelio: Mt 13: 36-43:
Luego despidió a las multitudes y entró en la casa. Y sus discípulos se le acercaron y le dijeron: "Explícanos la parábola de las malas hierbas en el campo".

Jesús les respondió: “El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre. El campo es el mundo; las buenas semillas son las gentes del reino; Las malas hierbas son las que siguen al maligno. El enemigo que siembra la maleza es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los trabajadores son los ángeles. Así como las malas hierbas se arrancan y se queman en el fuego, así será al final de los tiempos. El Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, y ellos eliminarán de su reino todo lo escandaloso ya todos los que hacen el mal. Y estos serán arrojados al horno ardiente, donde habrá llanto y crujir de dientes. Entonces los justos brillarán, como el sol, en el reino de su Padre. Si tienes oídos, entonces oye ".

Reflexión:
Podemos estar desanimados por el sufrimiento, la persecución y la violencia perennes que ocurren en todas partes del mundo. Quienes los infligen intencionalmente no discriminan; Todos son una perspectiva. Y las acciones cobardes son implacables. Las palabras de Jesús a los discípulos son una fuente de esperanza en esta situación humana global. Jesús, por un lado, es fuerte en su mensaje de que, en los últimos días, aquellos que se permiten convertirse en instrumentos del maligno no quedarán sin castigo.

“La persecución y la opresión no durarán para siempre; los malhechores eventualmente sufrirán el destino que su comportamiento merece ”(Brendan Byrne). La explicación de Jesús de la parábola, por otro lado, asegura a aquellos que promueven la paz, la justicia y aman su recompensa celestial. Él no solo nos brinda consuelo, sino también esperanza: la esperanza de que nuestro trabajo de avanzar en el reino y el amor de Dios nos espera un precio glorioso. Esta es nuestra motivación para seguir haciendo el bien y trabajar contra cualquier forma de injusticia, convirtiéndonos siempre en una voz de los que no tienen voz.

miércoles
31 de julio

San Ignacio de Loyola

Primera lectura: Ex 34: 29-35:
Cuando Moisés bajó del Monte Sinaí con las dos tablas de los mandamientos en sus manos, no sabía que la piel de su rostro se había vuelto radiante mientras conversaba con el Señor. Cuando Aarón, entonces, y los otros hijos de Israel vieron a Moisés y notaron cuán radiante se había vuelto la piel de su rostro, tuvieron miedo de acercarse a él. Solo después de que Moisés los llamó, Aarón y todos los gobernantes de la comunidad regresaron a él. Entonces Moisés les habló.

Más tarde, todos los hijos de Israel se acercaron a él, y él les ordenó a todos lo que el Señor le había dicho en el Monte Sinaí. Cuando terminó de hablar con ellos, se puso un velo sobre la cara. Cada vez que Moisés entraba en la presencia del Señor para conversar con él, se quitaba el velo hasta que salía nuevamente. Al salir, les contaría a los hijos de Israel todo lo que se les había ordenado. Entonces los hijos de Israel verían que la piel del rostro de Moisés estaba radiante; así que volvería a poner el velo sobre su cara hasta que entrara a conversar con el Señor.

Evangelio: Mt 13: 44-46:
El reino de los cielos es como un tesoro, escondido en un campo. Quien lo encuentra, lo entierra de nuevo; y tan feliz está él, que va y vende todo lo que tiene para comprar ese campo. Nuevamente, el reino de los cielos es como un comerciante que busca perlas finas. Una vez que encuentra una perla de calidad excepcional, se va, vende todo lo que tiene y la compra.

Reflexión:
Cada uno de nosotros tiene aquellos que podrían considerarse de gran valor o importancia, aquellos que consideramos nuestro "tesoro", nuestra "perla de gran precio", tales como: un llamado a hacer misión, un papel en la comunidad, una tarea importante En el trabajo, la familia o un ser querido. Todo esto va acompañado de un sentido profundo y, a menudo, inexplicable de alegría, y es común a todos ellos. La alegría es la "única cosa" que los hace invaluables. Incluso podemos renunciar a la compensación, recompensa o cualquier cosa a cambio de lo que hemos dado de nosotros mismos.

La alegría nos libera de otras preocupaciones, permitiéndonos enfocarnos solo en la “única cosa”. Para los discípulos, esta única cosa es el seguimiento de Jesús. Y para Jesús lo único es el reino de Dios, el llevar el amor de Dios a toda la creación. En nuestro caso, nuestra única cosa podría ser nuestro trabajo, nuestra misión en la Iglesia. La alegría que lo acompaña nos atrae, de modo que lo que tenemos y lo que hacemos se convierte en una contribución a la ruptura del reino de Dios. La alegría es un indicador; Nos apunta a lo bueno, a una perla de gran precio.

jueves
1 ° de agosto

San Alfonso Liguori

Primera lectura: Ex 40: 16-21, 34-38:
Moisés hizo exactamente lo que el Señor le había ordenado. El primer día del primer mes del segundo año se erigió la Vivienda. Fue Moisés quien erigió la Vivienda. Colocó sus pedestales, instaló sus tablas, colocó sus barras y colocó sus columnas. Extendió la tienda sobre la Vivienda y colocó la cubierta encima de la tienda, como el Señor le había ordenado. Tomó los mandamientos y los puso en el arca; colocó postes junto al arca y puso el propiciatorio sobre él. Él llevó el arca a la morada y colgó el velo de la cortina, protegiendo así el arca de los mandamientos, como el Señor le había ordenado.

Entonces la nube cubrió la carpa de reunión, y la gloria del Señor llenó la Vivienda. Moisés no pudo entrar a la tienda de reunión, porque la nube se estableció sobre ella y la gloria del Señor llenó la Morada. Cada vez que la nube se alzaba de la Vivienda, los hijos de Israel emprendían su viaje. Pero si la nube no se levantara, no avanzarían; Sólo cuando se levantó se adelantaron. Durante el día se vio la nube del Señor sobre la morada; mientras que por la noche, toda la casa de Israel vio fuego en la nube en todas las etapas de su viaje.

Evangelio: Mt 13: 47-53:
Una vez más, el reino de los cielos es como una gran red de pesca, que desciende hacia el mar, en la que cada tipo de pez ha sido capturado. Cuando la red está llena, se arrastra a tierra. Luego se sientan y juntan los peces buenos en cubos, pero tiran los malos. Así será al final de los tiempos; los ángeles saldrán para separar a los malvados de los justos, y para arrojarlos al horno ardiente, donde llorarán y rechinarán sus dientes ". Jesús preguntó:" ¿Has entendido todas estas cosas? "" Sí ", contestado. Entonces les dijo: "Por lo tanto, cada maestro de la ley, que se convierte en discípulo del reino de los cielos, es como un cabeza de familia, que puede producir de su tienda cosas nuevas y viejas". Cuando Jesús terminó estas parábolas, él dejó ese lugar.

Reflexión:
Una de las marcas de los discípulos de Jesús, entrenados para el reino de Dios, es poder comprender las enseñanzas de Jesús acerca de la ruptura del reino de Dios. Y este entendimiento es posible solo a través de Jesús. Los discípulos entendieron el significado de su mensaje, que los hizo "benditos receptores del misterio del amor de Dios" (Donald Senior). Habiendo sido guiados a una comprensión profunda del amor de Dios, entendieron bien el mensaje. Muchas veces necesitamos que alguien, o unos pocos más, nos ayude a entender las cosas. Necesitamos personas que nos ayuden a ver cosas que están ocultas de la vista y la comprensión.

Conocemos a personas que han sufrido vidas desafortunadas, inmorales y devastadoras debido a la incapacidad de hacer las cosas bien al buscar el conocimiento, la sabiduría y la experiencia de otras personas sobre la vida y los asuntos humanos. Como se ha dicho a menudo: Estamos en el hombro de los demás para lograr algo. El conocimiento, la sabiduría, la experiencia de los demás son bloques por los cuales construimos nuestras vidas. Y el Espíritu de Dios pone todos estos elementos juntos, cementados en una sola pieza. La comprensión genuina de las cosas tiene el poder de elevar el nivel de nuestra conciencia, cambiar nuestra perspectiva, ampliar nuestro horizonte y crear impactos positivos y duraderos en los asuntos humanos y la condición del mundo natural.

viernes
2 de agosto

San Eusebio de Vercelli
San Pedro Julian Eymard

Primera lectura: Lev 23: 1, 4-11, 15-16, 27, 34b-37:
El Señor le dijo a Moisés: “Estas son las fiestas del Señor que celebrarás a su debido tiempo con una asamblea sagrada. La Pascua del Señor cae el día catorce del primer mes, al anochecer. El decimoquinto día de este mes es la fiesta del Señor de los panes sin levadura. Durante siete días comerás panes sin levadura. El primero de estos días celebrarás una asamblea sagrada y no harás ningún tipo de trabajo. En cada uno de los siete días ofrecerás una oblación al Señor. Luego, en el séptimo día, volverás a celebrar una asamblea sagrada y no harás ningún tipo de trabajo ".

El Señor le dijo a Moisés: “Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando vengas a la tierra que te estoy dando, y coseches tu cosecha, llevarás al sacerdote una gavilla de los primeros frutos de tu cosecha, ¿Quién ondeará la gavilla ante el Señor para que te sea aceptable? Al día siguiente del sábado, el sacerdote hará esto. “Comenzando con el día después del sábado, el día en que traigas la gavilla de ofrendas, contarás siete semanas completas, y luego, el día después de la séptima semana, el quincuagésimo día, presentarás la nueva ofrenda de cereales a El Señor.

"El décimo de este séptimo mes es el Día de la Expiación, cuando celebrarán una asamblea sagrada y se mortificarán y ofrecerán una ofrenda al Señor". El decimoquinto día de este séptimo mes es la fiesta de las Cabinas del Señor, que continuará durante siete días. El primer día habrá una asamblea sagrada, y no harás ningún tipo de trabajo. Durante siete días ofrecerás una oblación al Señor, y en el octavo día volverás a celebrar una asamblea sagrada y ofrecerás una oblación al Señor. En ese cierre solemne no harás ningún tipo de trabajo.

"Estas, por lo tanto, son las fiestas del Señor en las que proclamarás una asamblea sagrada, y ofrecerás como una ofrenda al Señor las ofrendas quemadas y las ofrendas de cereales, sacrificios y libaciones, según lo prescrito para cada día".

Evangelio: Mt 13: 54-58:
Fue a su ciudad natal y enseñó a la gente en su sinagoga. Se sorprendieron y dijeron: “¿De dónde sacó él esta sabiduría y estos poderes especiales? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No es María su madre y James, José, Simón y Judas no son sus hermanos? ¿No viven aquí todas sus hermanas? ¿De dónde sacó todas estas cosas? ”. Así que se ofendieron con él. Jesús les dijo: "El único lugar donde los profetas no son bienvenidos es su ciudad natal y su propia familia". Y no realizó muchos milagros allí debido a su falta de fe.

Reflexión:
Si no fuera fácil para las personas en la ciudad natal de Jesús, haber visto su poder milagroso en el trabajo y haber escuchado sus enseñanzas, creer que él es el Mesías y el Hijo de Dios, sería mucho más difícil para los jóvenes contemporáneos o adultos que no han desarrollado fe en Dios y cuestionan la existencia de religiones institucionales para creer en un Jesús que vivió hace más de dos mil años.

En una conversación casual con un joven, que profesa ser un no creyente, dijo que no podía creer que este Jesús es el hijo de Dios y que él existió o vivió en esta Tierra basado en la Biblia y otros libros. En respuesta, le sugerí que fuera a un lugar tranquilo para estar a solas consigo mismo y sinceramente pedirle a Dios el don de la fe y revelarle a su hijo. Agregué que él sabría que Jesús existe y quién es Jesús cuando experimente un amor genuino.

sábado
3 de agosto

Primera lectura: Lev 25: 1, 8-17:
El Señor le dijo a Moisés en el Monte Sinaí: "Siete semanas de años contarás - siete veces siete años - para que los siete ciclos sumen cuarenta y nueve años. Luego, en el décimo día del séptimo mes, que resuene la trompeta; En este, el Día de la Expiación, la trompeta volverá a resonar por toda tu tierra. Este quincuagésimo año harás sagrado al proclamar la libertad en la tierra para todos sus habitantes. Será un jubileo para ustedes, cuando cada uno de ustedes regrese a su propiedad, todos a su propiedad familiar. En este quincuagésimo año, tu año de jubileo, no sembrarás, ni cosecharás el crecimiento posterior ni recogerás las uvas de las viñas sin podar. Ya que este es el jubileo, que será sagrado para ti, no puedes comer de su producto, excepto que se tome directamente del campo.

“En este año de jubileo, entonces, cada uno de ustedes regresará a su propiedad. Por lo tanto, cuando venda alguna tierra a su vecino o le compre una a él, no trate injustamente. Sobre la base del número de años transcurridos desde el último jubileo, comprará la tierra a su vecino; y así también, sobre la base del número de años para los cultivos, se lo venderá a usted. Cuando los años sean muchos, el precio será mucho más; Cuando los años son pocos, el precio será mucho menor. Porque realmente es el número de cultivos que te vende. No trates injustamente, entonces; Pero teme a tu Dios. Yo, el Señor, soy tu Dios.

Evangelio: Mt 14: 1-12:
Los informes sobre Jesús llegaron al rey Herodes. Y dijo a sus siervos: “Este hombre es Juan el Bautista. John ha resucitado de la muerte, y es por eso que los poderes milagrosos están trabajando en John. "Herodes, de hecho, ordenó que arrestaran a John, lo encadenaran y lo pusieran en prisión, por Herodias, la esposa de su hermano Philip. . Porque Juan le había dicho a Herodes: "No es correcto que la tengas como tu esposa". Herodes quería matarlo, pero no se atrevió, porque temía a la gente, que consideraba a Juan como un profeta. En el cumpleaños de Herodes, la hija de Herodías bailaba entre los invitados; a ella le encantaba tanto Herodes que él prometió bajo juramento darle todo lo que ella le pedía.

La niña, siguiendo el consejo de su madre, dijo: "Dame la cabeza de Juan el Bautista, aquí, en un plato". El rey estaba muy disgustado, pero porque había hecho su promesa bajo juramento, en presencia de su Invitados, ordenó que se la dieran. Así que hizo que decapitaran a Juan en la cárcel, y su cabeza trajo un plato y se lo dio a la niña. La niña se lo llevó a su madre. Entonces vinieron los discípulos de Juan, tomaron su cuerpo y lo sepultaron. Luego fueron y le dijeron a Jesús.

Reflexión:
Las palabras del profeta Jeremías también se oponen a la acción de Herodes: "Porque sé los planes que tengo para ti", declara el Señor, "planes para prosperar y no dañarte, planes para darte esperanza y un futuro" (Jer 29 : 11). Esto es exactamente lo contrario de la intención maliciosa y malvada de los personajes débiles en la lectura del evangelio. Herodes, una persona de "columna vertebral moral" débil, causó daño tanto a su hermano como a Juan el Bautista. Para él, Juan el Bautista, habiendo pronunciado la palabra de Dios y la Torá, es un obstáculo para su mala intención.

Él le ha causado a él y a su hermano una suerte desafortunada. Un corazón malvado produce malos pensamientos y acciones; hiere e infringe la preocupación por la justicia y la misericordia. Destruye, en lugar de crear y construir. El corazón malo desprecia el bien y el bienestar de los demás. Se gloría en el dolor y el sufrimiento infligido a los demás. La desgracia de los demás no es asunto suyo. Debido a esto, el corazón del mal puede ser fácilmente identificado. Porque la persona humana está dotada de una facultad para conocer tanto el mal como el bien.

es_MXEspañol de México
en_USEnglish es_MXEspañol de México
Vuelve al comienzo