saltar al contenido

Diario de la Biblia para los días 21 y 27 de julio.

domingo
21 de julio

San Lorenzo de Brindisi

Primera lectura: Gen 18: 1-10a:
Yavé se apareció a Abraham cerca de los robles de Mamre. Abraham estaba sentado a la entrada de su tienda, en el calor del día, cuando levantó la vista y vio a tres hombres de pie cerca. Cuando los vio, salió corriendo de la entrada de la tienda para encontrarse con ellos. Se inclinó en el suelo y dijo: “Mi Señor, si he encontrado gracia ante tus ojos, no pases por alto a tu siervo. Que se traiga un poco de agua. Lávese los pies y luego descanse bajo los árboles. Buscaré un poco de pan para que puedas refrescarte y continuar tu camino, ya que has venido con tu sirviente ". Luego dijeron:" Haz lo que dices ".

Abraham se apresuró a acercarse a la tienda y le dijo a ella: "Rápido, toma tres medidas de harina, amasa y haz pasteles". Abraham luego corrió hacia la manada, tomó un becerro fino y tierno, se lo dio al sirviente que se apresuró a prepararlo. Tomó mantequilla y leche y, junto con el ternero que había preparado, lo puso todo delante de ellos. Y mientras él permanecía de pie, comían. Luego preguntaron: “¿Dónde está Sarah, tu esposa?” Abraham respondió: “Ella está en la tienda”. Y el visitante dijo: “A esta misma hora, el año que viene, volveré y Sarah tendrá un hijo”. Ahora Sarah estaba detrás de él, escuchando a la entrada de la tienda.

Segunda lectura: Col 1: 24-28:
En la actualidad, me regocijo cuando sufro por ti; Completo, en mi propia carne, lo que falta en los sufrimientos de Cristo, por el bien de su cuerpo, que es la iglesia. Porque estoy sirviendo a la iglesia desde que Dios me confió el ministerio para hacer que la palabra de Dios sea plenamente conocida. Me refiero a ese plan misterioso que, durante siglos y generaciones, permaneció secreto, y que Dios ahora ha revelado a sus santos. Dios quiso darles a conocer las riquezas, e incluso la gloria, que su misterioso plan está reservado para las naciones paganas: Cristo está en ti, y puedes esperar la gloria de Dios. Este Cristo, nosotros predicamos. Advertimos y enseñamos a todos la verdadera sabiduría, con el objetivo de hacer que todos sean perfectos, en Cristo.

Evangelio: Lc 10: 38-42:
Cuando Jesús y sus discípulos iban en camino, entró en una aldea y una mujer llamada Marta le dio la bienvenida a su casa. Ella tenía una hermana llamada María, que se sentó a los pies del Señor para escuchar sus palabras. Martha, mientras tanto, estaba ocupada con todos los servicios, y finalmente dijo: "Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado para hacer todo el trabajo? ¡Dígale que me ayude! ". Pero el Señor respondió:" Martha, Martha, te preocupas y te preocupan muchas cosas, mientras que solo se necesita una cosa. María ha elegido la mejor parte, y no se la quitarán ”.

Reflexión:
En su visita a la casa de María y Marta, Jesús no es muy particular acerca de los detalles de la hospitalidad; Le preocupa más la forma más importante de hospitalidad, una hospitalidad espiritual, a saber, escuchar sus palabras. También podemos llamarlo: la "hospitalidad de atención y escucha amorosa" (Brendan Byrne). Es un tipo de hospitalidad más profunda, que María concedió a Jesús. Es la "única cosa" que Jesús ha recomendado como algo necesario.

Otra cosa que diferencia a María de Marta es que ella ha reconocido la visita de Dios a través de Jesús. Este reconocimiento la llevó a ofrecerle a Jesús un corazón abierto. Para los pobres y los vulnerables de nuestra sociedad, esta es también la clase de hospitalidad que pueden ofrecer cuando se escucha la palabra de Dios. Es espiritualmente lo más necesario (RT Francia). Con la hospitalidad de la atención y la escucha también viene la hospitalidad de la confianza. Señor, ayúdanos a abrir nuestros corazones a tu palabra; Que traiga vida a nuestro espíritu enfermo.

lunes
22 de julio

Santa María Magdalena

Primera lectura: Ex 14: 5-18:
La novia dice:
En mi cama por la noche busqué a quien ama mi corazón, lo busqué pero no lo encontré. Entonces me levantaré y recorreré la ciudad; En las calles y cruces buscaré a quien ama mi corazón. Lo busqué pero no lo encontré. Los vigilantes vinieron sobre mí mientras recorrían la ciudad: ¿Has visto al que ama mi corazón? Apenas los había dejado cuando encontré a quien ama mi corazón.

Evangelio: Jn 20: 1-2, 11-18:
Ahora, el primer día después del sábado, María de Magdala llegó a la tumba temprano en la mañana cuando aún estaba oscuro, y vio que la piedra que bloqueaba la tumba se había retirado. (…) María se quedó llorando fuera de la tumba; y mientras lloraba, se inclinó para mirar dentro. Vio a dos ángeles vestidos de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús, uno en la cabeza y el otro en los pies. Ellos dijeron: "Mujer, ¿por qué lloras?"

Ella respondió: "Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto". (...) Jesús le dijo: "¡María!". Ella se volvió y le dijo: "¡Rabboni!", Que significa Dominar. Jesús le dijo: “No me toques, porque aún no he ascendido al Padre. Pero ve a mis hermanos y diles: Estoy ascendiendo a mi Padre, que es tu Padre, a mi Dios, que es tu Dios. "Entonces, María de Magdala fue y anunció a los discípulos:" He visto al Señor, Y esto es lo que me dijo.

Reflexión:
Al igual que los discípulos y las personas cuyas vidas han sido tocadas por el amor redentor de Jesús, María lamenta la pérdida de Jesús después de su muerte en la cruz. Ahora ella también está perdiendo el cuerpo de su Señor (lo que la hace aún más fuerte); la tumba esta vacia Pero no por mucho tiempo que su intenso dolor y sensación de pérdida se convierten en una alegría abrumadora a la vista de Jesús. Ver a Jesús contesta por qué la tumba está vacía: Jesús resucitó.

La resurrección de Jesús muestra que la muerte no tiene la última palabra; es el amor de dios El amor puro y sin restricciones de Dios devolvió a Jesús a la vida. Devuelve lo que la muerte ha quitado: la vida. Si la muerte termina la vida, el amor de Dios la restaura. La resurrección de Jesús pronuncia la derrota definitiva de la muerte; hace que la muerte sea impotente. Sirve como una garantía de nuestra esperanza de una nueva vida con Dios. Y también nos proporciona un anticipo de la promesa de una nueva creación en el libro de Apocalipsis.

martes
23 de julio

Santa Brígida de Suecia

Primera lectura: Ex 14: 21-15: 1:
Moisés extendió su mano sobre el mar, y el Señor barrió el mar con un fuerte viento del este durante toda la noche y lo convirtió en tierra seca. Cuando el agua estaba así dividida, los hijos de Israel marcharon a la mitad del mar en tierra firme, con el agua como un muro a su derecha ya su izquierda.

Los egipcios siguieron en su persecución; todos los caballos, carros y cocheras de Faraón fueron tras ellos justo en medio del mar. En la guardia nocturna, justo antes del amanecer, el Señor lanzó a través de la columna de la ardiente nube sobre la fuerza egipcia una mirada que la lanzó al pánico; y él obstruyó tanto las ruedas de sus carros que apenas podían conducir. Con eso, los egipcios hicieron sonar la retirada ante Israel, porque el Señor estaba luchando por ellos contra los egipcios.

Entonces el Señor le dijo a Moisés: "Extiende tu mano sobre el mar, para que el agua fluya sobre los egipcios, sobre sus carros y sus carros." Entonces Moisés extendió su mano sobre el mar, y al amanecer el mar fluyó hacia atrás. a su profundidad normal. Los egipcios huían de cabeza hacia el mar, cuando el Señor los arrojó en medio. Mientras el agua fluía de regreso, cubrió los carros y los cochero- res del ejército de Faraón que había seguido a los hijos de Israel hasta el mar. Ni uno solo de ellos escapó.

Pero los hijos de Israel habían marchado a tierra seca a través del mar, con el agua como un muro a su derecha y a su izquierda. Así el Señor salvó a Israel en ese día del poder de los egipcios. Cuando Israel vio a los egipcios muertos a la orilla del mar y vio el gran poder que el Señor había mostrado contra los egipcios, temieron al Señor y creyeron en él y en su siervo Moisés.

Entonces Moisés y los hijos de Israel cantaron este canto al Señor: cantaré al Señor, porque él es gloriosamente triunfante; Caballo y carroza ha echado al mar.

Evangelio: Mt 12: 46-50:
Mientras Jesús hablaba con la gente, su madre y sus hermanos querían hablar con él, y ellos esperaban afuera. Entonces alguien le dijo: “Tu madre y tus hermanos están afuera; quieren hablar contigo ". Jesús respondió:" ¿Quién es mi madre? ¿Quiénes son mis hermanos? "Luego señaló a sus discípulos y dijo:" ¡Mira! Aquí están mi madre y mis hermanos. Quien haga la voluntad de mi Padre celestial es mi hermano, mi hermana y mi madre ”.

Reflexión:
Al inaugurar el reino de Dios, Jesús establece una "nueva familia histórica" en la Tierra. Esta nueva familia se caracteriza por la fe en Jesús y por hacer la voluntad de Dios. Jesús es directo al decir que el hacer la voluntad del Padre lo convierte en hermano, hermana y madre. Es la condición para ser miembro de esta nueva familia de fe. Es necesario decir aquí que antes de tener fe y hacer la voluntad de Dios es la conversión. La conversión, o el arrepentimiento, lleva a seguir a Jesús y a vivir la voluntad de Dios.

Es el pasaporte hacia una relación con Dios y otras personas que han sufrido la misma conversión. La relación más cercana posible que uno puede tener está determinada por nuestra composición biológica, es decir, nuestra relación de sangre con nuestros hermanos y padres. En la nueva familia de fe en el reino de Dios, hacer la voluntad de Dios es el vínculo, la conexión, que reúne a todos los que creen en Jesús y el Evangelio. Más allá de la relación familiar, es el principio que nos lleva a una relación entre nosotros.

miércoles
24 de julio

St. Sharbel Makhlúf

Primera lectura: Ex 16: 1-5, 9-15:
Los hijos de Israel salieron de Elim y llegaron al desierto de Sin, que se encuentra entre Elim y Sinaí, a los quince días del segundo mes después de su partida de la tierra de Egipto. Aquí en el desierto toda la asamblea de los hijos de Israel se quejó contra Moisés y Aarón. Los hijos de Israel les dijeron: “¡Ojalá hubiéramos muerto a manos del Señor en la tierra de Egipto, mientras nos sentábamos junto a nuestras ollas de carne y comíamos hasta saciarnos! ¡Pero tenías que llevarnos a este desierto para hacer que toda la comunidad muriera de hambre! ”

Entonces el Señor le dijo a Moisés: “Ahora derramaré pan del cielo para ti. Cada día la gente debe salir y recoger su porción diaria; así los probaré, para ver si siguen mis instrucciones o no. En el sexto día, sin embargo, cuando preparan lo que traen, que sea el doble de lo que se reúnen en los otros días ".

Entonces Moisés le dijo a Aarón: "Dile a toda la congregación de los hijos de Israel: Preséntate ante el Señor, porque él ha oído tus quejas". Cuando Aarón anunció esto a toda la asamblea de los hijos de Israel, se dirigieron hacia el desierto. , y he aquí, ¡la gloria del Señor apareció en la nube! El Señor habló a Moisés y le dijo: “He escuchado los gruñidos de los hijos de Israel. Díganles: en el crepúsculo vespertino comerás carne, y por la mañana te llenarás de pan, para que sepas que yo, el Señor, soy tu Dios.

Por la tarde subieron codornices y cubrieron el campamento. Por la mañana había un rocío alrededor del campamento, y cuando el rocío se evaporó, en la superficie del desierto había finos copos como escarcha en el suelo. Al verlo, los hijos de Israel se preguntaron unos a otros: “¿Qué es esto?” Porque no sabían qué era. Pero Moisés les dijo: “Este es el pan que el Señor te ha dado para que comas”.

Evangelio: Mt 13: 1-9:
Ese mismo día, Jesús salió de la casa y se sentó a la orilla del lago. Muchas personas se reunieron a su alrededor. Entonces subió a un bote y se sentó, mientras las multitudes se paraban en la orilla; y les habló en parábolas acerca de muchas cosas.

Jesús dijo: “El sembrador salió a sembrar; y, mientras sembraba, algunas semillas cayeron a lo largo del camino; Y vinieron los pájaros y se los comieron. Otras semillas cayeron en tierra rocosa, donde había poca tierra, y las semillas brotaron rápidamente, porque la tierra no era profunda. Pero tan pronto como salió el sol, las plantas se quemaron; y se marchitaron, porque no tenían raíces. De nuevo, otras semillas cayeron entre los cardos; y los cardos crecieron y ahogaron las plantas. Sin embargo, otras semillas cayeron en buen suelo y produjeron un cultivo: unas cien veces, otras sesenta y otras treinta. Si tienes oídos, entonces escucha!

Reflexión:
Un número de elementos en la parábola puede ser un excelente foco de reflexión, a saber: el sembrador, la semilla, el suelo, el acto de sembrarse, la recepción de las semillas y el encuentro de las semillas con el suelo. Todos, siendo importantes, hacen posible la reunión o el encuentro. En cualquier etapa, o circunstancia, pueden ser personas o eventos, en nuestra vida, un encuentro con Jesús se convierte en un momento definitorio. Puede o no ser transformador, dependiendo de nuestra respuesta.

Pero es algo que podemos aprovechar. Un encuentro con Jesús puede volvernos a unirnos, juntando nuestras “piezas dispersas”. Como frutos del encuentro, estamos reconstruidos en la verdad y el sentido de la vida; somos capaces de reorientarnos hacia el bien, la verdad y lo que es significativo. Por lo tanto, oremos para encontrarnos verdaderamente con Jesús, incluso una sola vez en nuestra vida, porque nos cambiará radicalmente a nosotros y a nuestra vida, y nos permitirá ver las cosas desde una nueva perspectiva.

jueves
25 de julio

San Jaime

Primera lectura: 2 Cor 4, 7-15:
Hermanos y hermanas:
Tenemos este tesoro en vasijas de barro, para que el poder superior pueda ser de Dios y no de nosotros. Estamos afligidos en todos los sentidos, pero no constreñidos; perplejo, pero no desesperado; Perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos; Siempre llevando en el cuerpo la muerte de Jesús, para que la vida de Jesús también se manifieste en nuestro cuerpo. Porque nosotros que vivimos estamos constantemente entregados a muerte por Jesús, para que la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal.

Entonces la muerte está obrando en nosotros, pero la vida en ti. Dado que, entonces, tenemos el mismo espíritu de fe, de acuerdo con lo que está escrito, Creí, por eso hablé, nosotros también creemos y, por lo tanto, hablamos, sabiendo que el que resucitó al Señor Jesús nos resucitará también con Jesús y nos colocará con usted en su presencia. De hecho, todo es para ti, por lo que la gracia otorgada en abundancia a más y más personas puede causar que la acción de gracias se desborde para la gloria de Dios.

Evangelio: Mt 20: 20-28:
Entonces la madre de Santiago y Juan vinieron a Jesús con sus hijos, y ella se arrodilló para pedirle un favor. Jesús le dijo: “¿Qué quieres?” Y ella respondió: “Aquí tienes a mis dos hijos. Concédeles que se sienten en tu reino, uno a tu derecha y otro a tu izquierda. "Jesús dijo a los hermanos:" No sabes lo que estás pidiendo. ¿Puedes beber la copa que estoy a punto de beber? "Ellos respondieron:" Podemos ". Jesús respondió:" De hecho, beberás mi copa; pero sentarme a mi derecha o a mi izquierda no es algo que yo conceda. Eso será para aquellos para quienes mi Padre lo ha preparado ”.

Los otros diez oyeron todo esto, y estaban enojados con los dos hermanos. Entonces Jesús los llamó y le dijo: “Tú sabes, que los gobernantes de las naciones se comportan como tiranos, y los poderosos los oprimen. No será así entre ustedes: quien quiera ser grande en su comunidad, deje que él ministre a la comunidad. Y si quieres ser el primero de todos, conviértete en el servidor de todos. Sé como el Hijo del Hombre, que no vino para ser servido, sino para servir y para dar su vida para redimir a muchos ".

Reflexión:
Jesús establece los criterios para la grandeza, que es el servicio. No es poder o la posición que uno asume. Él estableció esto como un rasgo distintivo de cómo funcionan las cosas en el reino. En la comunidad de discípulos, los asuntos humanos no deben proceder a través de la ambición y el poder, sino el servicio como el principio que debe caracterizar a la comunidad, particularmente a aquellos que ocupan posiciones de liderazgo. Se pone de manifiesto un marcado contraste, y Jesús modeló la manera en que los discípulos / nosotros debemos conducirnos a nosotros mismos.

El servicio, motivado por el amor, aborda y satisface una necesidad. Busca y se dirige hacia el bien del otro. Es salir de uno mismo porque ve una necesidad fuera de sí mismo. Mientras que el objetivo principal de la ambición y el poder es el interés propio. Debido a que están dirigidos hacia el beneficio propio, la ambición y el poder corrompen a la persona humana. Su ejercicio opresivo manipula, abusa y destruye. Y su resultado final es la desintegración de la relación Tierra-humano y la comunidad.

viernes
26 de julio

Sts. Joachim y Anne

Primera lectura: Ex 20: 1-17:
En aquellos días: Dios entregó todos estos mandamientos:
“Yo, el Señor, soy tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, ese lugar de esclavitud. No tendrás otros dioses aparte de mí. No deben tallar ídolos en forma de nada en el cielo arriba o en la tierra abajo o en las aguas debajo de la tierra; No te inclinarás ante ellos ni los adorarás. Porque yo, el Señor, tu Dios, soy un Dios celoso, que inflige castigo por la maldad de sus padres sobre los hijos de los que me odian, hasta la tercera y cuarta generación; pero concediendo misericordia a la milésima generación a los hijos de los que me aman y guardan mis mandamientos.

“No tomarás el nombre de Jehová, tu Dios, en vano. Porque el Señor no dejará sin castigo al que toma su nombre en vano.

“Acuérdate de santificar el día de reposo. Seis días puedes trabajar y hacer todo tu trabajo, pero el séptimo día es el sábado del Señor, tu Dios. Ningún trabajo puede ser realizado por usted, su hijo o hija, su esclavo varón o hembra, su bestia o el extranjero que vive con usted. En seis días el Señor hizo los cielos y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos; pero en el séptimo día descansó. Es por eso que el Señor ha bendecido el día de reposo y lo ha santificado.

“Honra a tu padre ya tu madre, para que tengas una larga vida en la tierra que el Señor, tu Dios, te está dando.

“No matarás.

"No cometerás adulterio.

"No debes robar.

"No darás falso testimonio contra tu prójimo.

“No codiciarás la casa de tu prójimo. No codiciarás a la esposa de tu prójimo, ni a su esclava masculina o femenina, ni a su buey o asno, ni a ninguna otra cosa que le pertenezca.

Evangelio: Mt 13: 18-23:
Jesús dijo a sus discípulos: “Ahora escuchen la parábola del sembrador. Cuando una persona escucha el mensaje del reino, pero no lo toma en serio, el diablo viene y arrebata lo que fue sembrado en su corazón.

Esta es la semilla que cayó a lo largo del sendero. “La semilla que cayó en el suelo rocoso representa a la persona que escucha la palabra y la acepta de inmediato con alegría. Pero esa persona no tiene raíces, y dura solo un tiempo. Tan pronto como es acosado o perseguido por la palabra, se da por vencido. “La semilla que cayó entre los cardos es la que oye la palabra; pero entonces, las preocupaciones de esta vida y el amor al dinero ahogan la palabra; Y no da fruto. “En cuanto a la semilla que cayó en buena tierra, es la que oye la palabra y la entiende; esta semilla da fruto y produce cien, sesenta o treinta veces más ".

Reflexión:
La explicación de Jesús del significado de la parábola enfatiza el tipo de “suelo”, o el tipo de corazón, que recibe el mensaje de amor de Dios. Sólo la buena tierra, permite que la semilla crezca y dé fruto; es solo el corazón receptivo el que sirve como terreno fértil para la oferta de perdón y amor de Dios, y nada más.

El corazón receptivo es la condición a través de la cual la palabra de Dios puede desarrollarse y dar frutos de bondad, bondad, justicia, tolerancia y tolerancia. Estos frutos dependen de la condición del corazón humano, que se caracteriza por la fe y el arrepentimiento, las oraciones y los actos de bondad, la misericordia y la compasión. La parábola nos invita a reconsiderar la condición de nuestro corazón. ¿Cómo podemos transformarlo continuamente?

sábado
27 de julio

Primera lectura: Ex 24: 3-8:
Cuando Moisés se acercó al pueblo y relató todas las palabras y ordenanzas del Señor, todos respondieron con una sola voz: "Haremos todo lo que el Señor nos ha dicho". Moisés escribió todas las palabras del Señor y, levantándose temprano al día siguiente, erigió al pie de la montaña un altar y doce pilares para las doce tribus de Israel. 

Luego, enviando a ciertos jóvenes de los hijos de Israel para ofrecer holocaustos y sacrificar toros jóvenes como ofrendas de paz al Señor, Moisés tomó la mitad de la sangre y la puso en grandes cuencos; La otra mitad salpicó el altar.

Tomando el libro del pacto, lo leyó en voz alta a la gente, quien respondió: “Todo lo que el Señor ha dicho, lo haremos caso”. Luego tomó la sangre y la roció sobre la gente, diciendo: “Esto es la sangre del pacto que el Señor ha hecho contigo de acuerdo con todas estas palabras suyas ".

Evangelio: Mt 13: 24-30:
Jesús le dijo a la gente otra parábola: “El reino de los cielos puede compararse con un hombre que sembró buena semilla en su campo. Mientras todos dormían, vino su enemigo, y sembró maleza entre el trigo, y se fue. Cuando las plantas brotaron y produjeron grano, también aparecieron las malas hierbas. Entonces, los sirvientes del dueño vinieron y le dijeron: 'Señor, ¿no fue buena la semilla que sembró en su campo? ¿De dónde vienen las malas hierbas? Él les respondió: 'Esta es la obra de un enemigo'. Le preguntaron: '¿Quieres que vayamos a recoger las malas hierbas?' Él les dijo: 'No, cuando arrancas las malezas, puedes arrancar el trigo con ellas. Que crezcan juntos, hasta la cosecha; y, en el momento de la cosecha, diré a los trabajadores: primero levante las malezas, átelas en paquetes y quemelas; luego recoge el trigo en mi granero ".

Reflexión:
El mal está en oposición a Dios. Su intención principal es destruir el bien que Dios ha hecho: todo lo que lleva el amor de Dios, cualquier cosa que exprese su bondad. Jesús reconoce e identifica la existencia del mal en el mundo y su capacidad para ejercer un poder destructivo dentro del orden creado. Es consciente de su poder para infligir sufrimiento y dolor. El maligno está ahí afuera simplemente para destruir la hermosa creación de Dios, tanto humanos como no humanos por igual; Y su principal agente de destrucción es la propia humanidad.

Así como podemos ser instrumentos de la bondad de Dios, también podemos convertirnos en medios para liberar este poder maligno. El foco de ruina del mal es "relaciones". La relación es un elemento básico dentro de la creación. La sociedad humana, la familia, el colapso de la amistad, cuando la relación se rompe. El medio ambiente, el mundo natural, declina, cuando la relación humana con ellos se caracteriza por la alienación. ¿Cuáles son las formas y maneras que el malvado usa para arruinar las relaciones?

es_MXEspañol de México
en_USEnglish es_MXEspañol de México
Vuelve al comienzo