Diario bíblico del 25 al 31 de agosto

domingo
25 de agosto

San Luis IX
San José Calasanz

Primera lectura: Is 66: 18-21:
Ahora reuniré a las naciones de todas las lenguas, y presenciarán mi gloria, porque haré algo maravilloso entre ellas. Luego enviaré a algunos de sus sobrevivientes a las naciones: Tarsis, Put, Lud, Moscheck, Rosh, Tubal y Javan, a las islas distantes donde nadie ha oído hablar de mí o visto mi gloria. Ellos proclamarán mi gloria entre las naciones.

Traerán a tu familia de todas las naciones como una ofrenda a Yahweh en caballos, en carros, en literas, en mulas, en camellos a mi montaña sagrada en Jerusalén, dice Yahweh, así como los israelitas traen oblaciones en recipientes limpios a la casa. de Yahweh Entonces escogeré sacerdotes y levitas incluso de ellos, dice Yahweh.

2da lectura: Heb 12: 5-7, 11-13:
No olvides las palabras reconfortantes que la Sabiduría te dirige como niños: Hijo mío, presta atención cuando el Señor te corrija y no te desanimes cuando te castigue. Porque el Señor corrige a los que ama y castiga a todos los que acepta como hijo. Lo que soportas es para corregirte. Dios te trata como hijos, y ¿qué hijo no es corregido por su padre?

Toda corrección es dolorosa en este momento, más que agradable; luego, trae el fruto de la paz, es decir, la santidad, a aquellos que han sido entrenados por ella. Levanta, entonces, tus manos caídas y fortalece tus temblorosas rodillas; nivele los caminos para sus pies, de modo que el cojo no pueda ser deshabilitado, sino sanado.

Evangelio: Lucas 13: 22-30:
Jesús pasó por pueblos y aldeas enseñando y yendo a Jerusalén. Alguien le preguntó: "Señor, ¿es cierto que pocas personas serán salvas?" Y Jesús respondió: "Haz tu mejor esfuerzo para entrar por la puerta angosta; para muchos, les digo, intentarán ingresar y no podrán. Cuando una vez que el dueño de la casa haya entrado y cerrado la puerta, te quedarás afuera. Entonces llamarás a la puerta y gritarás: "¡Señor, ábrenos!" Pero él te dirá: "No sé de dónde vienes". Luego dirás: "Comimos y bebimos contigo, ¡y tú enseñaste en nuestras calles!"

Pero él responderá: 'No sé de dónde vienes. Lejos de mí, todos ustedes, trabajadores del mal. Llorarán y rechinarán los dientes cuando vean a Abraham, Isaac y Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y ustedes mismos se hayan quedado afuera. Otros se sentarán a la mesa en el reino de Dios, personas que vienen del este y del oeste, del norte y del sur. Algunos de los últimos serán los primeros; ¡y algunos de los primeros serán los últimos! "

Reflexión:
Básicamente, se necesitan dos cosas para salvarse, a saber: la fe en Jesús y la conversión a una vida nueva. Son las llaves para entrar por la puerta angosta. Son los requisitos para tener una relación personal con Jesús. La fe y la conversión le permiten a uno construir una relación con Jesús. La fe y la conversión plantean algunas dificultades a quienes desean seguir a Cristo porque implican un cambio / cambio radical en el pensamiento y la acción de uno. Tocan el núcleo de nuestro ser para que nos abramos a la acción transformadora del Espíritu.

La fe en Jesús significaría una dependencia absoluta en su amor, compasión y misericordia. La conversión a una nueva vida significa redirigir nuestras vidas a una nueva forma de vida. Significa descartar o transformar nuestras viejas formas e incorporar formas beneficiosas y creativas de pensar y actuar. Para muchos, la puerta angosta de Cristo es un gran desafío. Pero para aquellos que tienen fe y se han convertido al amor de Dios, la puerta estrecha "se ensancha". Señor Jesús, que crezcamos en tu fe y amor.

lunes
26 de agosto

1ra lectura: 1 Tes 1: 1-5, 8b-10:
Pablo, Silvanus y Timothy a la Iglesia de los Tesalonicenses en Dios el Padre y el Señor Jesucristo: gracia para vosotros y paz. Damos gracias a Dios siempre por todos ustedes, recordándolos en nuestras oraciones, incesantemente recordando su trabajo de fe y trabajo de amor y resistencia en la esperanza de nuestro Señor Jesucristo, ante nuestro Dios y Padre, sabiendo, hermanos y hermanas. amado por Dios, cómo fuiste elegido. Porque nuestro Evangelio no vino a ustedes solo de palabra, sino también en poder y en el Espíritu Santo y con mucha convicción.

Sabes qué tipo de personas estábamos entre ustedes por tu bien. En cada lugar su fe en Dios se ha manifestado, de modo que no tenemos necesidad de decir nada. Porque ellos mismos declaran abiertamente sobre nosotros qué tipo de recepción tuvimos entre ustedes, y cómo se volvieron a Dios de ídolos para servir al Dios vivo y verdadero y esperar a su Hijo del cielo, a quien resucitó de entre los muertos, Jesús, quien libera nosotros de la ira venidera.

Evangelio: Mt 23: 13-22:
Jesús dijo: “¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas! Cierras la puerta del reino de los cielos en los rostros de las personas. Ustedes mismos no entran, ni permiten que otros lo hagan. ¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas! Viajas por mar y tierra para ganar un solo converso, pero una vez que se convierte, lo vuelves dos veces más apto para el infierno que ustedes. “¡Ay de ustedes, guías ciegos! Usted dice: Jurar por el Templo no es vinculante, pero jurar por el tesoro del Templo sí lo es. ¡Tontos ciegos! ¿Cuál es más valioso?

¿El oro en el Templo o el Templo que hace del oro un tesoro sagrado? Usted dice: Jurar por el altar no es vinculante, pero jurar por la ofrenda en el altar es vinculante. ¡Qué ciego eres! ¿Qué es más valioso: la ofrenda en el altar, o el altar que hace que la ofrenda sea sagrada? Quien jura por el altar está jurando por el altar y por todo lo que hay en él. Quien jura por el Templo está jurando por él y por Dios que habita en el Templo. Quien jura por el cielo está jurando por el trono de Dios y por el que está sentado en él.

Reflexión:
Aprendemos de algunas personas que dan obsequios para que puedan ejercer cierto grado de control o manipulación sutil sobre otros. Aprendemos de personas que emplean los servicios de constructores profesionales de "imagen" para transformarse de manera atractiva ante los ojos del público. También aprendemos de personas, grupos, organizaciones que crean situaciones para desviar la atención de problemas reales; para encubrir su agenda y sus malas acciones; e incluso para justificar atrocidades, asesinatos y guerras. Muchas personas piensan que pueden salirse con la suya sin ser notadas. Piensan que las personas a su alrededor no conocen su hipocresía o falta de sinceridad.

Tenemos experiencias de este tipo de personas que proyectan una imagen externa agradable muy diferente de la que hay dentro. Todo lo anterior son tácticas destinadas a engañar a otros para obtener ganancias personales y egoístas; y, aparecen como expresiones de hipocresía. A veces podemos reconocerlos, pero en algunos casos no son fáciles de detectar. Por eso, más que nunca, desarrollar un pensamiento crítico es sabio. Es aconsejable someter las cosas a la (s) pregunta (s): ¿es cierto? ¿Es realmente el caso? ¿Por que es esto entonces? ¿Es realmente de valor genuino?

martes
27 de agosto

Santa monica

Primera lectura: 1 Tes. 2: 1-8:
Ustedes mismos saben, hermanos y hermanas, que nuestra recepción entre ustedes no fue sin efecto. Más bien, después de haber sufrido y de haber sido tratados insolentemente, como saben, en Filipos, hemos creado coraje a través de nuestro Dios para hablarles con mucha lucha sobre el Evangelio de Dios. Nuestra exhortación no fue por engaño o motivos impuros, ni funcionó a través del engaño. Pero como fuimos juzgados dignos por Dios para que se nos confiara el Evangelio, así es como hablamos, no como tratando de agradar a los hombres, sino a Dios, que juzga nuestros corazones.

Ni, de hecho, nunca aparecimos con un discurso halagador, como saben, o con un pretexto para la codicia, Dios es testigo, ni buscamos el elogio de los hombres, ni de ustedes ni de otros, aunque pudimos imponer nuestro peso. como apóstoles de Cristo Más bien, fuimos gentiles entre ustedes, ya que una madre lactante cuida a sus hijos. Con tal afecto por usted, estábamos decididos a compartir con usted no solo el Evangelio de Dios, sino también a nosotros mismos, tan amados que se había convertido en nosotros.

Evangelio: Mt 23: 23-26:
Jesús dijo: “¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas! No olvidas las semillas de menta, anís y comino cuando pagas la décima parte de todo, pero luego olvidas lo que es más fundamental en la Ley: justicia, misericordia y fe. Debes practicarlos sin descuidar a los demás. Guías ciegos! Colas un mosquito, pero te tragas un camello. ¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas! Llenas el plato y la taza con robo y violencia, y luego pronuncias una bendición sobre ellos. ¡Fariseo ciego! Primero purifique el interior, luego el exterior también se purificará ".

Reflexión:
Nuestro mundo consumista moderno se jacta del crecimiento económico, el progreso y el desarrollo continuos, y los avances en medicina, ciencia y tecnología, que proporcionan una mejor calidad de vida. Pero, ¿es realmente una mejor calidad de vida, es un progreso real lo que tenemos ante nosotros? Ahora vivimos en un período en el que la brecha entre ricos y pobres se ha vuelto tremendamente amplia, casi imposible de salvar; en un período en el que la pobreza y la falta de vivienda se encuentran en todos los rincones del mundo. ¿No nos engañamos cuando la guerra y los asesinatos están justificados? ¿No nos engañamos cuando se ponen en práctica prácticas laborales injustas?

¿No se les roba a los pobres su sustento y comida en la mesa cuando los recursos naturales son saqueados y destruidos? Nuestro sistema económico moderno ha desarrollado y comercializado con éxito un estilo de vida consumista que explota a nuestros semejantes, un tipo de estilo de vida que agota y destruye los recursos limitados de la Tierra, un estilo de vida que no es sostenible y un estilo de vida que es extremadamente difícil para la mayoría de las personas. los pueblos del mundo a alcanzar. El sector pobre del mundo y las diversas formas de vida en la Tierra están siendo utilizadas y abusadas. Claman por justicia y misericordia.

miércoles
28 de agosto

San Agustín

Primera lectura: 1 Tes. 2: 9-13:
Ustedes recuerdan, hermanos y hermanas, nuestro trabajo duro y nuestro trabajo pesado. Trabajando día y noche para no agobiar a ninguno de ustedes, les proclamamos el Evangelio de Dios. Ustedes son testigos, y también Dios, cuán devota, justa y sin culpa nos comportamos con ustedes, creyentes. Como saben, tratamos a cada uno de ustedes como un padre trata a sus hijos, exhortándolos y alentándolos e insistiendo en que caminen de una manera digna del Dios que los llama a su Reino y gloria.

Y por esta razón también damos gracias a Dios sin cesar, que, al recibir la palabra de Dios al escucharnos, la recibiste no como la palabra de los hombres, sino como realmente es, la palabra de Dios, que ahora está en acción. en ti que crees.

Evangelio: Mt 23: 27-32:
¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas! Eres como tumbas encaladas, hermosas en apariencia; pero, por dentro, solo hay huesos muertos e impureza. De la misma manera, pareces religioso para los demás, pero estás lleno de hipocresía y maldad en tu interior. ¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas! Construyes tumbas para los profetas y decoras los monumentos de los justos.

Usted dice: Si hubiéramos vivido en la época de nuestros antepasados, no nos habríamos unido a ellos para derramar la sangre de los profetas. Entonces, ustedes mismos, confiesan ser descendientes de los que asesinaron a los profetas. Y ahora, ¡termina lo que comenzaron tus antepasados!

Reflexión:
Somos testigos de los efectos deplorables y a veces espantosos de la hipocresía. La hipocresía es el resultado de un carácter fragmentado, corrupto y vicioso. El hipócrita está lleno de pretensiones y engaños; ella / él no es genuinamente una preocupación de los demás. El hipócrita busca la auto glorificación y el beneficio propio, siempre dispuesto a pisar los pies de los demás. Ella / él no se arrepiente del daño infligido a los demás, y ni siquiera cede ante el daño o sufrimiento de los demás. El interior del hipócrita se pudre y apesta, pero el exterior está bien "cubierto" para que se vea impecable y atractivo. Muy al contrario, la sinceridad se encuentra en el polo opuesto de la hipocresía.

La sinceridad surge de un carácter integral y pacífico, uno que es tocado por el amor de Dios, uno que se ha convertido al amor de Dios y al prójimo. La persona sincera es consciente de su bienestar personal; él / ella es igualmente consciente del bienestar de los demás. El corazón de la persona sincera está gobernado por el amor, la compasión y la misericordia. Ella / él tiene el corazón de Cristo. La persona sincera no desea desgracia ni daño a los demás. Ella / él se gloría en los triunfos y el éxito de los demás; el / ella no tiene envidia. La persona sincera es un agente de paz y cuidado; él / ella es de buen corazón y gentil.

jueves
29 de agosto

Decapitación de San Juan Bautista

Primera lectura: Jer 1: 17-19:
La palabra del Señor vino a mí así: Ciñe tus lomos; levántate y diles todo lo que te mando. No te aplastes por su cuenta, como si yo te dejara aplastado ante ellos; porque hoy soy yo quien te ha hecho una ciudad fortificada, una columna de hierro, un muro de bronce, contra toda la tierra: contra los reyes y príncipes de Judá, contra sus sacerdotes y su pueblo. Lucharán contra ti, pero no prevalecerán sobre ti, porque yo estoy contigo para librarte, dice el Señor.

Evangelio: Mc 6, 17-29:
Pues esto es lo que sucedió. Herodes ordenó que arrestaran a Juan el Bautista y lo ataron y lo encarcelaron por culpa de Herodías, la esposa de su hermano Felipe. Herodes se había casado con ella y John le había dicho: "No es correcto que vivas con la esposa de tu hermano". Así que Herodias guardaba rencor contra John y quería matarlo, pero no podía porque Herodes respetaba a John. (...) Herodias tuvo su oportunidad en el cumpleaños de Herodes, (...) En esa ocasión la hija de Herodias entró y bailó; y ella deleitó a Herodes y sus invitados. El rey le dijo a la niña: "Pídeme lo que quieras y te lo daré".

Y fue tan lejos como para decir con muchos juramentos: "Te daré todo lo que pidas, incluso la mitad de mi reino". Salió a consultar a su madre: "¿Qué debo pedir?". La madre respondió: "La cabeza de Juan el Bautista. ”(...) El rey estaba muy disgustado, pero no se negaría frente a sus invitados debido a sus juramentos. Entonces envió a uno de los guardaespaldas con órdenes de traer la cabeza de John. Fue y decapitó a John en la cárcel; Luego llevó la cabeza a un plato y se la dio a la niña. Y la niña se lo dio a su madre. Cuando los discípulos de Juan se enteraron de esto, vinieron y tomaron su cuerpo y lo enterraron.

Reflexión:
Para algo de verdad es inquietante. Temen porque les enfrenta de frente. La verdad revela su verdadero color y motivo. Mientras que para otros, la verdad es un amigo, que los guía y les da dirección. Cuando uno se alinea con la verdad, trae tranquilidad; Calma el espíritu. Cuando Poncio Pilato le preguntó a Jesús "¿Qué es la verdad?", Jesús no respondió porque la verdad ya está ante él en su persona.

Ante Pilato ya se encuentra la verdad, y se enfrenta a él. Como resultado, Pilato se sintió incómodo; Estaba perturbado. Cuando la verdad se presenta ante nosotros, solo hay dos respuestas naturales, a saber: (1) le damos la bienvenida; o (2) lo rechazamos. Si lo acogemos con satisfacción, somos conducidos a lo bueno y realmente valioso; pero, si lo rechazamos, nos llevamos a nosotros mismos (y a otros) a la corrupción y al daño.

viernes
30 de agosto

Primera lectura: 1 Tes 4: 1-8:
Hermanos y hermanas, les pedimos y exhortamos sinceramente en el Señor Jesús que, al recibir de nosotros cómo deben comportarse para complacer a Dios, y como se están comportando, lo hagan aún más. Porque sabes qué instrucciones te dimos a través del Señor Jesús.

Esta es la voluntad de Dios, su santidad: que se abstengan de la inmoralidad, que cada uno de ustedes sepa cómo adquirir una esposa para sí mismo en santidad y honor, no en una pasión lujuriosa como lo hacen los gentiles que no conocen a Dios; no aprovechar ni explotar a un hermano o hermana en este asunto, porque el Señor es un vengador en todas estas cosas, como les dijimos antes y lo afirmamos solemnemente. Porque Dios no nos llamó a la impureza sino a la santidad. Por lo tanto, quien ignora esto, no ignora a un ser humano sino a Dios, quien también te da su Espíritu Santo.

Evangelio: Mt 25: 1-13:
Jesús les contó a sus discípulos esta parábola: “Esta historia arroja luz sobre lo que sucederá en el reino de los cielos. Diez damas de honor salieron con sus lámparas para encontrarse con el novio. Cinco de ellos fueron descuidados mientras que los otros fueron sensatos. “Las damas de honor descuidadas tomaron sus lámparas como estaban y no trajeron aceite extra. Pero los que eran sensatos, trajeron con sus lámparas frascos de aceite. Cuando el novio se demoró, todos se sintieron somnolientos y se durmieron. "Pero a la medianoche, un grito sonó: '¡El novio está aquí, ven a conocerlo!' Todas las doncellas se despertaron de inmediato y recortaron sus lámparas.

Entonces los descuidados dijeron a los sensatos: "Danos un poco de aceite, porque nuestras lámparas se están apagando". Los sensibles respondieron: 'Puede que no haya suficiente para usted y para nosotros. Será mejor que vayas con aquellos que venden y compran para ustedes mismos. “Salieron a comprar aceite cuando llegó el novio, y quienes estaban listos fueron con él al banquete de bodas, y las puertas se cerraron. "Más tarde, el resto de las damas de honor llegaron y gritaron: 'Señor, Señor, ábrenos'. Pero él respondió: "En verdad, no te conozco". "Entonces, mantente despierto, porque no sabes el día ni la hora".

Reflexión:
Entre la inauguración de Jesús del reino de Dios y su próxima venida para finalmente renovar toda la creación, nos mantenemos despiertos, siempre listos y preparados. El hecho de que hagamos esto significa que creemos en la promesa de Cristo de un nuevo cielo y una nueva Tierra. Mientras esperamos este glorioso evento, acompañamos nuestra fe con obras de justicia y misericordia. Todas las obras de justicia, misericordia y amor de las personas que nos han precedido, y las personas que vendrán después de nosotros, cuentan; y todos importan como contribuciones en la misión salvadora de Jesús. Estar despierto, o estar preparado, significa que aportamos nuestra parte de buenas obras en esta misión de Jesús, en su misión de salvar a la humanidad y a toda la hermosa creación de Dios.

sábado
31 de agosto

Primera lectura: 1 Tes 4: 9-11:
Hermanos y hermanas:
Sobre el tema de la caridad fraterna, no hay necesidad de que nadie te escriba, ya que Dios les ha enseñado a amarse unos a otros. De hecho, haces esto por todos los hermanos en Macedonia. Sin embargo, les instamos, hermanos y hermanas, a progresar aún más, y a aspirar a vivir una vida tranquila, a ocuparse de sus propios asuntos y a trabajar con sus propias manos, tal como les instruimos.

Evangelio: Mt 25: 14-30:
“Imagina a alguien que, antes de irse al extranjero, convocó a sus sirvientes para que les confiaran su propiedad. Dio cinco talentos de plata a uno, luego dos a otro, y uno a un tercero, (...) Después de mucho tiempo, el amo de esos sirvientes regresó y pidió un ajuste de cuentas. El que recibió cinco talentos vino con otros cinco talentos, diciendo: 'Señor, me confiaste cinco talentos, pero mira que he ganado cinco más con ellos'. El maestro respondió: 'Muy bien, buen y fiel servidor, ya que has sido fiel en algunas cosas, te confiaré mucho más. (...) 'Entonces el que tenía dos talentos vino y dijo:' Señor, me confiaste dos talentos; Tengo dos más que gané con ellos. (...)

“Finalmente, el que había recibido un talento vino y dijo: '(...) Tenía miedo, así que escondí tu dinero en el suelo. Toma, toma lo que es tuyo. Pero su maestro respondió: '(...) Entonces deberías haber depositado mi dinero en el banco, y me lo habrías devuelto con intereses a mi regreso. Por lo tanto, toma el talento de él y dáselo al que tiene diez. Porque a todos los que tienen, se les dará más, y tendrán abundancia; pero de aquellos que son improductivos, incluso lo que tienen les será quitado. En cuanto a ese sirviente inútil, tíralo a la oscuridad exterior, donde habrá llanto y crujir de dientes. (...)

Reflexión:
El ministerio de curación, enseñanza y reconciliación de Jesús ha dado paso al reino de Dios en la Tierra, y continúa hasta el final de los tiempos. Como el "cuerpo" vivo de Cristo, compartimos su misión salvadora; Hacemos uso de nuestro tiempo y talento, viviendo de manera creativa y responsable, para ayudar a construir el reino de amor de Dios. Reconociendo que formamos el "cuerpo" visible de Cristo, ¿cuál es nuestro papel / tarea en el reino que él promulgó? ¿Qué contribución (s) podemos hacer para la misión continua de Jesús? Una vez que podamos identificar nuestro rol / tarea, descubriremos que se nos otorgan los dones correspondientes para que podamos lograrlo.

Necesitamos mantenernos ocupados utilizando estos dones para otros, para la comunidad, para la Iglesia y para el reino de Dios en general. Seguimos trabajando por la justicia social y por la protección y el cuidado de la creación de Dios. No hay lugar para la pereza o la ociosidad mientras vivimos nuestro llamado. Nuestra tarea está destinada a lograr algo para el bienestar de todas las criaturas vivientes y para el florecimiento de la vida en la Tierra.

es_MXEspañol de México
en_USEnglish es_MXEspañol de México