Diario bíblico del 11 al 17 de agosto

domingo
11 de agosto

Primera lectura: Sab 18: 6-9:
La noche de la Pascua fue conocida de antemano por nuestros padres, que, con el conocimiento seguro de los juramentos en los que pusieron su fe, podrían tener coraje. Tu pueblo esperaba la salvación de los justos y la destrucción de sus enemigos. Porque cuando castigaste a nuestros adversarios, en esto nos glorificaste a quien habías convocado. Porque en secreto los santos hijos del bien ofrecían sacrificios y ponían en práctica de común acuerdo la institución divina.

2da lectura: Heb 11: 1-2, 8-19:
La fe es la garantía de lo que esperamos, estando seguros de lo que no podemos ver. Debido a su fe, nuestros antepasados fueron aprobados. Fue por fe que Abraham, llamado por Dios, partió hacia un país que le sería dado como herencia; porque se separó sin saber a dónde iba. Por fe, vivió como un extraño en esa tierra prometida. Allí vivió en tiendas de campaña, al igual que Isaac y Jacob, beneficiarios de la misma promesa. De hecho, esperaba esa ciudad de base sólida, de la cual Dios es el arquitecto y constructor.

Por fe, Sarah misma recibió el poder de convertirse en madre, a pesar de su avanzada edad; Como ella creía que él, que había hecho la promesa, sería fiel. Por lo tanto, de un hombre casi impotente, nacieron descendientes, tan numerosos como las estrellas del cielo, tantos como los granos de arena en la orilla del mar. La muerte encontró a todas estas personas fuertes en su fe. No habían recibido lo prometido, pero habían mirado hacia adelante y se habían regocijado en ello, desde lejos, diciendo que eran extranjeros y viajeros en la tierra. Los que hablan de esta manera prueban que están buscando su propio país. Porque, si hubieran anhelado la tierra que les quedaba, les habría sido fácil regresar, pero no, aspiraban a una ciudad mejor, es decir, sobrenatural; entonces Dios, que preparó la ciudad para ellos, no se avergüenza de ser llamado su Dios.

Por fe, Abraham fue a ofrecer a Isaac, cuando Dios lo probó. Y así, él, que había recibido la promesa de Dios, le ofreció a su único hijo, aunque Dios le había dicho: los descendientes de Isaac llevarán tu nombre. Abraham razonó que Dios es capaz incluso de resucitar a los muertos, y recibió a su hijo, que tiene un significado figurado.

Evangelio: Lc 12, 32-48:
No tengas miedo, pequeño rebaño, porque ha complacido a tu Padre que te dé el reino. Vende lo que tienes y da limosna. Consiga bolsos que no se desgasten, y un tesoro inagotable en los cielos, donde ningún ladrón viene y ninguna polilla destruye. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón. Esté preparado, vestido para el servicio y mantenga sus lámparas encendidas, como las personas que esperan que su maestro regrese de la boda. Tan pronto como él venga y toque, le abrirán la puerta. Felices son aquellos sirvientes que el maestro encuentra completamente despiertos cuando viene.

En verdad, te digo, se pondrá un delantal, y los hará sentarse a la mesa, y los esperará. ¡Felices son esos sirvientes, si los encuentra despiertos cuando llegue a medianoche o al amanecer! Presta atención a esto: si el dueño de la casa hubiera sabido a qué hora vendría el ladrón, no habría permitido que su casa fuera allanada. También debes estar listo, porque el Hijo del Hombre vendrá a una hora que no esperas ". Pedro dijo:" Señor, ¿contaste esta parábola solo para nosotros o para todos? "Y el Señor respondió:" Imagina, luego, el mayordomo sabio y fiel, a quien el maestro pone sobre sus otros siervos, para darles trigo en el momento apropiado. Afortunado es este sirviente si su amo, al regresar a casa, lo encuentra haciendo su trabajo.

De cierto te digo que el maestro lo pondrá a cargo de todas sus propiedades. Pero puede ser que el mayordomo piense: 'Mi Señor se demora en venir', y comienza a abusar de los sirvientes y las sirvientas, comiendo, bebiendo y emborrachándose. Entonces el maestro vendrá en un día que no espera, y en una hora no lo sabe. Lo cortará y lo enviará al mismo destino que los infieles. El sirviente que conocía la voluntad de su amo, pero no se preparó y no hizo lo que su amo quería, será golpeado profundamente; pero el que hace inconscientemente lo que merece castigo, recibirá menos golpes. Se requerirá mucho del que se le ha dado mucho, y se le pedirá más al que se le ha confiado más.

Reflexión:
Lo que tenemos en las lecturas de hoy son los elementos centrales en el éxito de cualquier empresa que valga la pena, a saber: fe y acción. En el contexto cristiano, cuando se combinan, forman la sinergia que afecta la salvación de toda la creación. Después de creer en Jesús y seguirlo, Jesús les instruyó sobre la necesidad de estar siempre listos mientras esperan su regreso. Estar preparado significa, en nuestros días, que nuestra fe en Dios debe ir acompañada de buenas obras que promuevan su reino de justicia, amor y misericordia.

Nuestra fe en un Dios amoroso y misericordioso se concreta en nuestras obras para los necesitados y los marginados. También se hace visible en nuestra defensa de los derechos y la dignidad de nuestros semejantes, y en nuestra protección de otras formas de vida en la Tierra. Tener una fe firme nos moverá a convertirnos en "guardianes" y cuidadores de todo lo que Dios ha creado, tanto humanos como otros seres humanos. Señor, concédenos la gracia de traducir nuestro amor y fe en ti en acciones concretas para los demás.

lunes
12 de agosto

Santa jane frances de chantal

Primera lectura: Dt 10: 12-22:
Moisés le dijo al pueblo:
“Y ahora, Israel, ¿qué te pide el Señor, tu Dios, sino temer al Señor, tu Dios, y seguir exactamente sus caminos, amar y servir al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y toda tu alma? , para guardar los mandamientos y estatutos del Señor que yo te ordeno hoy por tu propio bien? ¡Pensar! Los cielos, incluso los más altos, pertenecen al Señor, tu Dios, así como a la tierra y todo lo que hay en ella. Sin embargo, en su amor por sus padres, el Señor estaba tan apegado a ellos como para elegirlos a ustedes, sus descendientes, con preferencia a todos los demás pueblos, como lo ha hecho ahora. Circuncide sus corazones, por lo tanto, y ya no tenga el cuello rígido.

Porque el Señor, tu Dios, es el Dios de los dioses, el Señor de los señores, el gran Dios, poderoso e impresionante, que no tiene favoritos, no acepta sobornos; quien ejecuta justicia para el huérfano y la viuda, y se hace amigo del alienígena, alimentándolo y vistiéndolo. Entonces ustedes también deben hacerse amigos del extraterrestre, porque alguna vez fueron extraterrestres en la tierra de Egipto. Temerás al Señor, tu Dios, y a él servirás; agárrate fuerte a él y jura por su nombre. Él es tu gloria, él, tu Dios, que ha hecho por ti esas cosas grandes y terribles que tus propios ojos han visto. Tus antepasados descendieron a Egipto con setenta fuertes, y ahora el Señor, tu Dios, te ha hecho tan numeroso como las estrellas del cielo ".

Evangelio: Mt 17: 22-27:
Mientras Jesús estaba en Galilea con los Doce, les dijo: “El Hijo del Hombre será entregado en manos de los hombres, y lo matarán. Pero se levantará al tercer día. Los Doce estaban profundamente afligidos. Cuando regresaron a Capernaum, los recaudadores de impuestos del templo se acercaron a Peter y le preguntaron: "¿Su maestro paga el impuesto del templo?" Él respondió: "Sí".

Peter entró entonces en la casa; e inmediatamente, Jesús le preguntó: "¿Qué piensas, Simon? ¿Quién paga impuestos o tributo a los reyes de la tierra: sus hijos o extraños y extraterrestres? ”Pedro respondió:“ Extraños y extraterrestres ”. Y Jesús le dijo:“ Los hijos, entonces, están libres de impuestos. Pero, para no ofender a estas personas, ve al mar, tira un anzuelo y abre la boca del primer pez que atrapes. Encontrarás una moneda en ella. Toma la moneda y dáselos por ti y por mí.

Reflexión:
Aquí, el escritor del evangelio una vez más destaca la posición especial de Pedro, pero esto no quiere decir que sea el enfoque del pasaje. El escritor localiza el "centro de gravedad" del episodio en la "enseñanza sobre la libertad equilibrada por la preocupación para evitar un escándalo innecesario" (Brendan Byrne). Para Jesús, no está obligado a pagar el impuesto del templo, pero aún así elige libremente hacerlo por consideración de la comunidad judía, particularmente de los recaudadores de impuestos. Un seminarista narró un incidente durante un trabajo de apostolado en Villa María, una comunidad de pueblos indígenas en una zona montañosa de nuestra arquidiócesis.

Mientras caminaba de regreso al pueblo, junto con un hombre de la comunidad, vio plátanos maduros que aún colgaban de la planta y le pidió al hombre que los trajera para que comieran y los llevaran al pueblo. El hombre trepó y solo consiguió unos cuantos plátanos. Preguntándose por qué no los consiguió a todos, le preguntó. En respuesta, el hombre dijo: “Solo obtenemos lo que es suficiente y dejamos el resto para otros que podrían venir por aquí y tener hambre.

martes
13 de agosto

San pontiano
San Hipólito

Primera lectura: Dt 31: 1-8:
Cuando Moisés terminó de hablar con todo Israel, les dijo: “Ahora tengo ciento veinte años y ya no puedo moverme libremente; Además, el Señor me ha dicho que no cruzaré este Jordán. Es el Señor, tu Dios, quien cruzará delante de ti; Él destruirá estas naciones delante de ti, para que puedas suplantarlas. Es Joshua quien cruzará delante de ti, como lo prometió el Señor. El Señor tratará con ellos tal como trató con Sihon y Og, los reyes de los amorreos a quienes destruyó, y con su país. Por lo tanto, cuando el Señor te los entregue, debes tratar con ellos exactamente como te he ordenado. Sé valiente y firme; no temas ni tengas miedo de ellos, porque es el Señor, tu Dios, quien marcha contigo; él nunca te fallará ni te abandonará ".

Entonces Moisés llamó a Josué y, en presencia de todo Israel, le dijo: "Sé valiente y firme, porque debes traer a este pueblo a la tierra que el Señor juró a sus padres que les daría; debes ponerlos en posesión de su herencia. Es el Señor quien marcha delante de ti; él estará contigo y nunca te fallará ni te abandonará. Así que no temas ni te desanimes ".

Evangelio: Mt 18: 1-5, 10, 12-14:
En ese momento, los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron: "¿Quién es el más grande en el reino de los cielos?" Entonces Jesús llamó a un niño pequeño, lo colocó en medio de los discípulos y le dijo: "Te aseguro: que, a menos que cambies y te vuelvas como niños pequeños, no puedes entrar en el reino de los cielos. Quien se vuelve humilde, como este niño, es el más grande en el reino de los cielos, y quien recibe a tal niño, en mi nombre, me recibe a mí. Ve que no desprecies a ninguno de estos pequeños; porque les digo que sus ángeles en el cielo continuamente ven el rostro de mi Padre celestial.

¿Qué piensas de esto? Si alguien tiene cien ovejas y una de ellas se desvía, ¿no dejará las noventa y nueve en la ladera e irá a buscar a la perdida? Y les digo que cuando finalmente lo encuentre, está más contento con eso que con los noventa y nueve que no se extraviaron. Es lo mismo con tu Padre en el cielo. Tu Padre en el cielo no quiere que ninguno de estos pequeños perezca.

Reflexión:
¿Por qué Jesús estableció la humildad infantil como la medida de la grandeza y el requisito para poder entrar al cielo? Es porque la humildad infantil no tiene pretensiones. Reconoce completamente al yo como inadecuado para hacer cosas simples y grandiosas. Ve más allá de sí mismo un poder detrás de todos los logros y todas las empresas. No se ve a sí mismo como el creador; señala algo más que es mayor. Y así, no usurpa el crédito. La humildad infantil no busca el reconocimiento de los logros.

No necesita estatus social y poder; está en paz con ser lo que es. Se despoja de esas cosas que lo hacen arrogante y engreído. Sin esta humildad infantil despreciaremos a los demás y Dios está situado en la periferia de la vida y los asuntos humanos, hasta el punto de no estar allí en absoluto. Jesús está fuera de escena. La humildad infantil hace que Jesús vuelva a la escena. Ubica a Jesús en el centro, la fuente y el objetivo de todas las acciones. Esta es precisamente la razón por la cual es el boleto para entrar en el reino de amor de Dios.

miércoles
14 de agosto

Santa Maximiliana María Kolbe

Primera lectura: Dt 34: 1-12:
Moisés subió de las llanuras de Moab al monte Nebo, la punta de Pisgah que está frente a Jericó, y el Señor le mostró toda la tierra: Galaad, y hasta Dan, todo Neftalí, la tierra de Efraín y Manasés, toda la tierra. de Judá hasta el Mar del Oeste, el Negeb, el circuito del Jordán con las tierras bajas de Jericó, ciudad de palmeras, y hasta Zoar. Entonces el Señor le dijo: “Esta es la tierra que juré a Abraham, Isaac y Jacob que les daría a sus descendientes. Te he dejado deleitar tus ojos con él, pero no cruzarás.

Entonces allí, en la tierra de Moab, Moisés, el siervo del Señor, murió como el Señor había dicho; y fue enterrado en el barranco frente a Bet-peor en la tierra de Moab, pero hasta el día de hoy nadie sabe el lugar de su entierro. Moisés tenía ciento veinte años cuando murió, sin embargo, sus ojos estaban intactos y su vigor no había disminuido. Durante treinta días, los hijos de Israel lloraron por Moisés en las llanuras de Moab, hasta que completaron el período de dolor y duelo por Moisés.

Ahora Joshua, hijo de Nun, estaba lleno del espíritu de sabiduría, ya que Moisés había puesto sus manos sobre él; y así los hijos de Israel le dieron su obediencia, cumpliendo así el mandato del Señor a Moisés. Desde entonces, ningún profeta ha surgido en Israel como Moisés, a quien el Señor conocía cara a cara. No tenía igual en todas las señales y maravillas que el Señor lo envió a realizar en la tierra de Egipto contra Faraón y todos sus siervos y contra toda su tierra, y por el poder y el poder aterrador que Moisés exhibió ante los ojos de todo Israel. .

Evangelio: Mt 18: 15-20:
Si tu hermano ha pecado en tu contra, ve a señalarle la culpa cuando estén solos; y si él te escucha, has recuperado a tu hermano. Si él no lo escucha, lleve con usted uno o dos más, para que el caso pueda decidirse por la evidencia de dos o tres testigos. Y si se niega a escucharlos, díselo a la Iglesia reunida. Pero si él no escucha a la Iglesia, entonces míralo como un pagano o un recaudador de impuestos.

Te digo: lo que ates en la tierra, el cielo se mantendrá atado; y todo lo que desates en la tierra, el cielo se mantendrá sin ataduras. De la misma manera, te digo que si, en la tierra, dos de ustedes están de acuerdo en pedir algo, mi Padre celestial les lo concederá; porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo, entre ellos ".

Reflexión:
Las primeras iglesias / comunidades cristianas no estaban libres de discordia, malentendidos, hostilidad, etc., a pesar de la presencia de los discípulos inmediatos de Jesús. Llama la atención dentro de las comunidades cristianas el reconocimiento de la presencia de su Señor resucitado. Realmente creen que el Jesús resucitado está con ellos. Decir que Jesús está en medio de nosotros, con nosotros, significa considerar a nuestros semejantes con dignidad; y tratarlos con amor y comprensión, incluso cuando cometen un error, cuando se portan mal, siempre dejando espacio para el perdón y la rectificación.

Significa respetar, cuidar a los demás como una hermana y como un hermano, rezar solo el bien por ellos y no dañarlos, y desearles bendiciones de todo tipo, no desgracias. En nuestra era ecológica, también significaría que Jesús está presente en el mundo natural, en cada "buena" criatura de Dios. Es por eso que nuestro respeto por la vida humana debe extenderse en todas las formas de vida en la Tierra, que soportan y manifiestan el amor de Dios. Significa reconocer los derechos de otras criaturas para la existencia y su valor intrínseco. Esta vez, el pronombre "nuestro" en la frase "Jesús en nuestro medio" incluye criaturas tanto humanas como no humanas.

jueves
15 de agosto

Solemnidad de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María

Primera lectura: Rev 11: 19a; 12: 1-6a, 10ab:
El templo de Dios en el cielo se abrió, y el arca de su pacto se podía ver en el templo. Una gran señal apareció en el cielo, una mujer vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. Estaba embarazada y lloraba de dolor mientras trabajaba para dar a luz. Entonces apareció otra señal en el cielo; Era un enorme dragón rojo, con siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas había siete diademas.

Su cola barrió un tercio de las estrellas en el cielo y las arrojó a la tierra. Entonces el dragón se paró frente a la mujer a punto de dar a luz, para devorar a su hijo cuando ella dio a luz. Ella dio a luz a un hijo, un varón, destinado a gobernar a todas las naciones con una vara de hierro. Su hijo fue atrapado por Dios y su trono. La mujer misma huyó al desierto donde tenía un lugar preparado por Dios. Entonces escuché una fuerte voz en el cielo que decía: "Ahora vengan la salvación y el poder, y el Reino de nuestro Dios y la autoridad de su Ungido".

2da lectura: 1 Cor 15: 20-27:
Hermanos y hermanas:
Cristo ha resucitado de entre los muertos, los primeros frutos de los que se han quedado dormidos. Porque desde que la muerte vino a través del hombre, la resurrección de los muertos también vino a través del hombre. Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán traídos a la vida, pero cada uno en el orden correcto: Cristo, las primicias; luego, a su venida, los que pertenecen a Cristo; luego llega el final, cuando entrega el Reino a su Dios y Padre, cuando ha destruido toda soberanía y toda autoridad y poder. Porque debe reinar hasta que haya puesto a todos sus enemigos bajo sus pies. El último enemigo en ser destruido es la muerte, porque "sometió todo bajo sus pies".

Evangelio: Lc 1, 39-56:
Mary se dirigió a un pueblo en las colinas de Judá. Entró en la casa de Zacarías y saludó a Elizabeth. Cuando Elizabeth escuchó el saludo de Mary, el bebé saltó en su vientre. Elizabeth se llenó del Espíritu Santo y, dando un fuerte grito, dijo: “¡Eres muy bendecida entre las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre! ¿Cómo es que la madre de mi Señor viene a mí? En el momento en que su saludo sonó en mis oídos, el bebé dentro de mí saltó de alegría. ¡Bienaventurados los que creyeron que la palabra del Señor se haría realidad! Y María dijo: “¡Mi alma proclama la grandeza del Señor, mi espíritu se regocija en Dios, mi salvador! Él ha mirado a su sirviente en su humildad, y la gente siempre me llamará bendita.

“El Poderoso ha hecho grandes cosas por mí, ¡Santo es su nombre! De edad en edad su misericordia se extiende a aquellos que viven en su presencia. “Ha actuado con poder y ha hecho maravillas, y ha dispersado a los orgullosos con sus planes. Quitó a los poderosos de sus tronos y levantó a los oprimidos. “Ha llenado a los hambrientos de cosas buenas, pero ha enviado a los ricos vacíos. Extendió su mano a Israel, su sirviente, porque recordaba su misericordia, incluso cuando prometió a nuestros padres, Abraham y sus descendientes para siempre. ”Mary permaneció con Elizabeth unos tres meses, y luego regresó a su casa.

Reflexión:
En la mayor parte de mi vida adulta, no le he prestado mucha atención a María y su importante papel en la historia de la salvación. Sin embargo, caí en la cuenta de que sin su "sí" al anuncio del ángel Gabriel, el plan de salvación de Dios se habría frustrado. ¿Qué la hizo "la más bendecida entre las mujeres"? ¿Qué tiene de especial ella? Se me ocurren tres razones por las cuales Elizabeth la declaró correctamente como la más bendecida entre las mujeres y por qué la gente de cada generación la llamaría bendecida: primero, Dios mismo la eligió; segundo, ella dijo "sí" al anuncio del ángel Gabriel.

El tercero, quiero enfatizar: ella llevó al Hijo de Dios en su vientre por nueve meses; ella trajo a Jesús a la vida humana; ella lo cuidó en la infancia; ella jugaba con él cuando era niño; ella se preocupaba por él a medida que crecía; ella fue testigo de cómo condujo su ministerio; y ella estaba allí cuando él sufrió y murió en la cruz. ¡Imagina la interacción entre la madre y el Hijo de Dios! ¡Imagina también la intimidad entre ellos! Por eso creo que el Cristo resucitado se le apareció a María antes de ascender de nuevo al Padre.

viernes
16 de agosto

Esteban de Hungría

Primera lectura: Jos 24: 1-13:
Josué reunió a todas las tribus de Israel en Siquem, convocando a sus mayores, sus líderes, sus jueces y sus oficiales. Cuando se ubicaron en las filas delante de Dios, Josué se dirigió a toda la gente: “Así dice el Señor, el Dios de Israel: en tiempos pasados, vuestros padres, hasta Taré, padre de Abraham y Nacor, habitaban más allá del río y servían a otros dioses. Pero traje a tu padre Abraham de la región más allá del río y lo conduje por toda la tierra de Canaán. Hice numerosos a sus descendientes y le di a Isaac. A Isaac le di Jacob y Esaú. A Esaú, le asigné la región montañosa de Seir en la cual establecerse, mientras Jacob y sus hijos descendían a Egipto.

“Entonces envié a Moisés y Aarón, e hirió a Egipto con los prodigios que forjé en medio de ella. Después te saqué de Egipto, y cuando llegaste al mar, los egipcios persiguieron a tus padres al Mar Rojo con carros y jinetes. Como clamaron al Señor, él puso oscuridad entre tu pueblo y los egipcios, sobre quienes trajo el mar para que los envolviera. Después de que fueras testigo de lo que le hice a Egipto, y viví mucho tiempo en el desierto, te traje a la tierra de los amorreos que vivían al este del Jordán. Lucharon contra ti, pero los entregué a tu poder.

Tomaste posesión de su tierra, y yo los destruí, los dos reyes de los amorreos, delante de ti. Entonces Balac, hijo de Zippor, rey de Moab, se preparó para la guerra contra Israel. Llamó a Balaam, hijo de Beor, para que te maldijera; pero no quise escuchar a Balaam. Por el contrario, tuvo que bendecirte, y yo te salvé de él. Una vez que cruzaste el Jordán y llegaste a Jericó, los hombres de Jericó lucharon contra ti, pero yo también los entregué a tu poder. Y envié los avispones delante de ti que los expulsaron (los amorreos, ferezeos, cananeos, hititas, girashitas, heveos y jebuseos) fuera de tu camino; No era tu espada ni tu arco.

“Te di una tierra que no habías labrado y ciudades que no habías construido, para que habitaras; comiste de viñedos y olivares que no plantaste ".

Evangelio: Mt 19: 3-12:
Algunos fariseos se le acercaron. Querían ponerlo a prueba y le preguntaron: "¿Se le permite a un hombre divorciarse de su esposa por alguna razón que él quiera?" Jesús respondió: "¿No has leído que, al principio, el Creador los hizo hombres y mujeres? Y el Creador dijo: Por lo tanto, un hombre dejará padre y madre, y se unirá a su esposa, y los dos se convertirán en un solo cuerpo. Entonces, ya no son dos, sino un cuerpo. Que nadie separe lo que Dios se ha unido ". Le preguntaron:" Entonces, ¿por qué Moisés nos ordenó que escribiéramos una carta de despido para divorciarnos? "

Jesús respondió: “Moisés conocía la dureza de tus corazones, por lo que te permitió divorciarte de tus esposas; pero no fue así al principio. Por eso te digo: quien se divorcie de su esposa, a menos que sea por inmoralidad y se case con otro, comete adulterio ". Los discípulos dijeron:" Si esa es la condición de un hombre casado, es mejor no casarse ". Jesús les dijo: “No todos pueden aceptar lo que acabas de decir, sino solo aquellos que han recibido este regalo. Hay eunucos nacidos así, del vientre de su madre. Algunos han sido hechos de esa manera por otros. Pero hay algunos que han renunciado a la posibilidad de casarse, por el bien del reino de los cielos. Que quien pueda aceptarlo, lo acepte.

Reflexión:
Hay dos elementos esenciales de la fidelidad de por vida en el matrimonio, sin los cuales el matrimonio es imposible, sin los cuales el matrimonio no puede perdurar, a saber: la ofrenda de uno mismo y el sacrificio. Ambos son una expresión y garantía del amor de una mujer y un hombre el uno por el otro. El amor que reina en su relación matrimonial siempre está dispuesto a dar y sacrificar. Menos este amor de entrega y sacrificio, el matrimonio se derrumba. ¿No fue a través de la ofrenda / entrega y el sacrificio que el plan de salvación de Dios en Jesús procedió?

Jesús, como una encarnación del amor de Dios, nos enseñó y nos mostró cómo se podía imitar este dar y sacrificio, en forma concreta. Por su ministerio de donaciones y sacrificios, sabemos cómo impactó la vida de las personas con las que se había cruzado y lo que ganó por nosotros. Es por eso que en la vida matrimonial tenemos una idea de cómo el dar y el sacrificio pueden afectar la relación de una pareja. Se dice: "La fidelidad de toda la vida en el matrimonio es un signo y una manifestación del reino" (Brendan Byrne). Eso es solo así cuando el matrimonio está marcado, entre otras cosas, por la ofrenda y el sacrificio.

sábado
17 de agosto

Primera lectura: Jos 24: 14-29:
Josué reunió a todas las tribus de Israel en Siquem, y se dirigió a ellos, diciendo: “Temed al Señor y sírvele completa y sinceramente. Echa a los dioses que tus padres sirvieron más allá del río y en Egipto, y sirve al Señor. Si no le agrada servir al Señor, decida hoy a quién servirá, los dioses que sus padres sirvieron más allá del río o los dioses de los amorreos en cuyo país está habitando. En cuanto a mí y mi familia, serviremos al Señor ".

Pero la gente respondió: “Lejos de nosotros abandonar al Señor por el servicio de otros dioses. Porque fue el Señor, nuestro Dios, quien nos sacó a nosotros y a nuestros padres de la tierra de Egipto, de un estado de esclavitud. Él realizó esos grandes milagros ante nuestros propios ojos y nos protegió a lo largo de todo nuestro viaje y entre todos los pueblos por los que pasamos. Al acercarnos, el Señor expulsó a todos los pueblos, incluidos los amorreos que habitaban en la tierra. Por lo tanto, también serviremos al Señor, porque él es nuestro Dios ". Joshua a su vez le dijo a la gente:" Quizás no puedas servir al Señor, porque él es un Dios santo; Él es un Dios celoso que no perdonará tus transgresiones o tus pecados. Si, después del bien que ha hecho por ti, abandonas al Señor y sirves a dioses extraños, él te hará el mal y te destruirá ".

Pero el pueblo le respondió a Josué: "Todavía serviremos al Señor". Josué, por lo tanto, le dijo al pueblo: "Ustedes son sus propios testigos de que han elegido servir al Señor". Ellos respondieron: "¡En verdad lo somos!" : “Ahora, por lo tanto, aleja a los dioses extraños que están entre ti y dirige tus corazones al Señor, Dios de Israel”. Entonces el pueblo le prometió a Josué: “Serviremos al Señor, nuestro Dios, y obedeceremos su voz. "

Entonces Josué hizo un pacto con el pueblo ese día e hizo estatutos y ordenanzas para ellos en Siquem, que registró en el libro de la ley de Dios. Luego tomó una piedra grande y la colocó allí debajo del roble que estaba en el santuario del Señor. Y Josué dijo a todo el pueblo: “Esta piedra será nuestro testigo, porque ha escuchado todas las palabras que el Señor nos habló. Será un testigo en su contra, si desea negar a su Dios. ”Entonces Joshua despidió a la gente, cada uno a su propia herencia. Después de estos eventos, Josué, hijo de Nun, siervo del Señor, murió a la edad de ciento diez.

Evangelio: Mt 19: 13-15:
Entonces se trajeron niños pequeños a Jesús, para que él les impusiera las manos y orara por ellos. Pero los discípulos regañaron a quienes los trajeron. Entonces Jesús dijo: “¡Que los niños sean! No les impidas venir a mí; porque el reino de los cielos pertenece a los humildes, como estos niños ”. Jesús les impuso las manos y se fue.

Reflexión:
Se pueden aprender varias cosas de los niños: (1) Los niños son expertos en vivir en el momento presente, en el "ahora". Las preocupaciones del mundo no los distraen; no están atrapados en ellos; son capaces de capturar y disfrutar, sin dificultad, la belleza y la bondad que un momento les presenta. Ellos simplemente están ahí. En contraste, los adultos tenemos la tendencia a ser abrumados por la conducta diaria de los asuntos humanos. Estamos retenidos en / por preocupaciones, decepciones, frustraciones y miedo. Como resultado, perdemos la alegría y la "vida" que cada día conlleva.

Olvidamos que el "ahora", el presente, es un regalo; y nos ofrece un mundo de muchas posibilidades (a veces infinitas). (2) En los niños, la humildad siempre está en el trabajo. Son humildes en el sentido de que no tienen que armarse con pretensiones. “Soy / tengo más. . . "," Soy mayor. . . "Y" Eres menos. . . ”, No están en su conciencia. Él es simplemente ella / él para sí mismo, y tú eres simplemente tú para ella / él. No les preocupa nuestra impresión de ellos. (3) Es fácil para los niños soltarlos. Para nosotros, los adultos, las preocupaciones, las decepciones, las frustraciones y el miedo son más fuertes.

es_MXEspañol de México
en_USEnglish es_MXEspañol de México